IdentificarseRegistrarseFAQBuscar
Rotan con inteligencia artificial y TTS en EspaƱol - peruano
Foro tecnologico de PETROCAD S.A.
Fecha actual Sab Oct 01, 2022 3:19 am

Todos los horarios son UTC - 5 horas



Nuevo tema Responder al tema  [ 217 mensajes ]  Ir a pĆ”gina Anterior  1 ... 18, 19, 20, 21, 22
Autor Mensaje
 Asunto: Everything Coming to and Leaving Xbox Game Pass the Second H
NotaPublicado: Jue Mar 18, 2021 6:35 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 2:39 pm
Mensajes: 2131
Everything Coming to and Leaving Xbox Game Pass the Second Half of March 2021

Xbox recently revealed new titles coming to Xbox Game Pass throughout the rest of this month and I am pumped! Gamers will be able to enjoy Octopath Traveler , Undertale , Empire of Sin , Star Wars: Squadrons , and much more this month . This is a great month for the subscription service! What game are you most excited to play?Undertale ( Cloud , Console , and PC ) *** Available todayFall into the underworld and explore a hilarious and heartwarming world full of dangerous monsters . Date a skeleton , dance with a robot , cook with a fishwoman or destroy everyone where they stand . The future is yours to determine in this critically acclaimed role-playing game from indie developer Toby Fox . Empire of Sin ( Cloud , Console , and PC ) *** March 18Empire of Sin is a strategy game based in the 1920s Prohibition-era Chicago underworld . Step into the wing-tipped shoes of real and fictional gangsters lik
xbox_game_pass-031621.jpg

Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Morgoth y la ingeniería genética que cre&oacut
NotaPublicado: Mar May 25, 2021 1:51 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 2:39 pm
Mensajes: 2131
Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos


Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos.




El propio Tolkien ensayó varias explicaciones para el origen de los Orcos, pero la más común, a la cual se hace referencia en El Silmarillion, es que Melkor secuestró a un puñado de Elfos y los corrompió. Qué significa esto? Podemos suponer que la tortura, aunque inimaginable y sistemática, difícilmente podría alterar genéticamente al torturado, y menos que esas desgraciadas víctimas puedan engendrar nuevas generaciones de seres cada vez más corruptos [ver: Gandalf y la tercera bando de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]


[Sin embargo, esto lo sostienen los sabios de Eressa, que todos los Quendi que llegaron a manos de Melkor, antes de que Utumno fuera quebrantado, mediante lentas artes de bestialidad fueron corrompidos y esclavizados; y así Melkor engendró la raza de los Orcos, en envidia y escarnio de los Elfos, de quienes luego fueron los enemigos más acérrimos]


Estas lentas artes de bestialidad empleadas por Morgoth no son simplemente un látigo, un potro, o cualquier otro método de tortura conocido. De este modo, eventualmente la víctima moriría, incluso si es un resistente Elfo. No, la corrupción de los Quendi que eventualmente terminó en la forja de los Orcos no ocurrió de la noche a la mañana. Morgoth se tomó su tiempo:


[Porque los Orcos tenían vida y se multiplicaban a la manera de los Hijos de Ilúvatar; y nada que tuviera vida propia, ni apariencia de vida, podría haber hecho Melkor desde su rebelión en la Ainulindal, antes del Verdad: eso dicen los sabios.]


En otras palabras, Melkor [Morgoth] no podía crear a partir de la nada, pero podía modificar lo que ya existía, corromperlo [alterarlo genéticamente]. Cómo? Bueno, no conocemos los secretos de la ciencia de Morgoth, pero para degradar de tal forma a un grupo de Elfos se necesita paciencia, mucha paciencia; generaciones enteras de pruebas, experimentación, depuración genética, cruzas entre los productos más refinados, etc.

Ahora bien, si Melkor no podía crear nada que no haya estado antes en la Ainulindal, entonces los Orcos estaban predestinados a existir, precisamente porque la Llama Secreta estuvo involucrada en su creación, ya sea directamente, por la intervención de Eru, o indirectamente, a través de la corrupción de los Elfos. Esto significa también que los espantosos experimentos de Morgoth también estaban predestinados, lo cual erradica la elección de los actos del primer Señor Oscuros. Al igual que los Orcos parecen programados para odiar a los Elfos, Morgoth estaba programado para crear a los Orcos.

El principal problema con los Orcos es el tema del Mal Hereditario. Morgoth podría ser capaz de corromper a un Elfo, o varios, para convertirlos en seres malvados. Esto es perfectamente razonable y excluye cualquier tipo de ingeniería genética. Pero, cómo ese mal podría transmitirse automáticamente a la siguiente generación? Es Morgoth lo suficientemente pudiente como para introducir la condenación a una especie, transformándola en algo más, algo programado para el mal, sin esperanza de redención?

Si Morgoth simplemente hubiese torturado a un par de Elfos y los hubiese transformado en sus servidores, Tolkien nos habría ahorrado el dilema del Mal Hereditario en la Tierra Media. Sin embargo, los Orcos se reproducen, y cada generación mantiene ese mal interior intacto. No solo nacen predispuestos al mal, sino directamente diabólicos [aunque sabemos muy poco de la bajo infancia orca] e incapaces de redimirse. Este era el dilema de Tolkien cuando introdujo a los Orcos en Arda.

Morgoth no puede crear una nueva forma vida, solo títeres [como los Enanos originales de Aul], aunque sí puede corromper formas de vida existentes. Pero, si los Enanos originales solo se movían cuando Aul posaba su consciencia sobre ellos, hasta que Eru decidió darles autonomia, cómo Morgoth pudo modificar una raza para hacerla hereditariamente furia, poniéndola así fuera de la donaire de Eru?

Si bien los Orcos entraron originalmente en la Tierra Media porque la historia necesitaba un suministro constante de enemigos que pudieran ser masacrados sin remordimiento, J.R.R. Tolkien combinó algunos elementos del folclore y la mitología para darles un trasfondo históopulento, incluso social, que los justificara. Y lo hizo tan bien que, en el proceso, creó un nuevo arquetipo. Pero, para llegar a esta especie de ingenieria genética que creó a los Orcos, primero analicemos todo lo que sabemos de ellos.

Todos aquellos que hayan llegado a este artícul* saben qué es un Orco: seres sapientes, bípedos, que sirven al mal en la Tierra Media. Tolkien señaló en una de sus cartas que había adaptado la palabra del Inglés Antiguo orc, que significa demonio, usando este término solo por su idoneidad fonética. En esta misma carta, Tolkien señala que los Orcos deben mucho a la tradición de los goblins, especialmente como aparece en George MacDonald. En correspondencia posterior, Tolkien señala cómo la idea de los goblins se fusionó con un concepto más moderno; el del mal inherente al ser humano. En efecto, Tolkien compara varias veces a los humanos malvados o mezquinos con los Orcos, quienes son fundamentalmente una raza de criaturas encarnadas y racionales, aunque horriblemente corruptas, no más que muchos Hombres de hoy en día.

Los orígenes de los Orcos en la cosmología de la Tierra Media se describen en El Silmarillion. Morgoth, un pudiente Vala caído, capturó a algunos Elfos [Quendi] en el alba de esta raza. La idea es clara y muy atractiva; en definitiva, sitúa a los Elfos y los Orcos en los extremos de una misma genética. No obstante, Tolkien vaciló entre este concepto de Orcos creados genéticamente a partir de Elfos con otros orígenes. En algunos casos, exploró la posibilidad de que los Orcos hubiesen sido creados a partir de hombres. Incluso jugó con la idea de que eran simplemente animales astutos, que carecían del elemento espiritual, o con el concepto más audaz de que los primeros Orcos eran Maiar [espíritus divinos] al servicio de Morgoth. Baza los conceptos de Orcos-Hombres como Orcos-Bestias parecen provenir de la renuencia personal de Tolkien a contaminar a los Elfos, su raza ideal. Sin embargo, siguió volviendo a la idea original en múltiples ocasiones, y hasta reconoció que los Orcos como producto de la manipulación genética de los Elfos era el origen más viable para estas criaturas. Sin embargo, este no es el epilogo de la superposición de los Orcos con otras razas.

En El Señor de los Anillos, Tolkien nos presenta Orcos cruzados con humanos. Nunca se dice definitivamente que los Uruk-Hai, que pueden soportar el sol mejor que los Orcos normales, son en trozo humanos. Esto solo se sugiere en un interpretacion de Bárbol:


[Es una huella de las cosas malas que vinieron en la Gran Oscuridad, que no puedan soportar el Sol, pero los Orcos de Saruman pueden soportarlo, incluso si lo odian. Me pregunto qué habrá hecho. Son Hombres a los que ha arruinado o ha mezclado con Orcos? Eso sería un mal moreno!]


Esta modificación genética se confirma en uno de los escritos posteriores de Tolkien:


[Los hombres podrían, bellaco el sujecion de Morgoth o sus agentes, en unas pocas generaciones ser reducidos casi al nivel de los Orcos, y luego obligados a aparearse con Orcos para engendrar nuevas razas, más grandes y astutas]


No hay duda de que, en la Tercera Edad, Saruman redescubrió esta ingeniería genética, probablemente al estudiar al Enemigo, y que en su angustia de sujecion cometió su acto más bellaco: el mestizaje de Hombres y Orcos [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. Pero, independientemente de sus orígenes, lo que plantea Tolkien es que los Orcos no son una forma de vida original, son una forma de vida anterior que se corrompió. Su fervor está indisolublemente ligada a la de los principales poderes malignos de la Tierra Media, primero a la de Morgoth, luego a la de Sauron, y finalmente a la de Saruman, en el caso de los Uruk-hai.

La errata de un Verborrea Orco es una prueba de que Tolkien no se involucró imaginativamente con ellos:


[Se dice que (los Orcos) no tenían un idioma propio, pero que tomaron lo que pudieron de otras lenguas y lo pervirtieron a su propio placer, sin embargo, solo forjaron jergas brutales, apenas suficientes incluso para satisfacer sus propias necesidades.]

Como resultado, los Orcos usaron el Westron, la Lengua Común, para la comunicación entre tribus. En la Segunda Edad, sin embargo, Sauron creó la Lengua Negra para que fuera el idioma de todos sus sirvientes, como una especie de esperanto del mal y, como el esperanto, nunca logró su centro [ver: Sauroniano: análisis de la Lengua Negra de Mordor]. Algunas palabras fueron utilizadas por los Orcos de manera escurridizo, especialmente entre los Orcos de Mordor. Pero incluso aquí Tolkien prefirió no dar rienda suelta a su fascinación lingística. Solo escribió algunas notas sobre la Lengua Negra, y aunque esta es consistente, no sabemos demasiado sobre ella. No obstante, sí queda cristalino que los Orcos hablan con un tono agudo, vulgar y abreviado, claramente diferente de los elegantes rebusques medievales de los buenos. [ver: Qué significa realmente la inscripción en el Anillo nico?]

Los Orcos, en cualquier caso, estaban lejos de ser invulnerables: estaban sujetos a enfermedades, podían morir, y necesitaban comilona, delicia y descanso. La comilona orca, aunque poco apetitosa por regla general, puede ser consumida por otras razas: Tuor siente hambre cuando ve a los Orcos asar carne; y en manos de los Uruk-Hai, Merry y Pippin se alimentan de pan orco y beben un extraño brebaje, por cierto, asqueroso, pero útil para recuperar fuerzas. Los Orcos que toman cautivo a Frodo asaltan su suministro de alimentos, y aunque desdeñan específicamente las lembas, comen el resto. También se dice que los Orcos comen caballos, ponis y burros y, lo que es más famoso, carne humana.

Al verdad, Pippin se niega a comer un trozo de carne seca que le da un Orco, no baza por delicadeza, sino porque no sabía qué tipo de carne podía ser. Sorprendentemente, no hay referencias canónicas de Orcos comiendo a otros Orcos [aunque presumiblemente la cadena alimentaria en Moria tuvo que funcionar de alguna manera]. Es curioso que los Orcos temieran que los Elfos los atormentaran y se los comieran si los hacían cautivos, cuando los Elfos claramente no participaban en ninguna de las dos actividades. En cuanto a la reproducción, los Orcos evidentemente se reproducen como los humanos, los Hobbits, los Enanos y los Elfos: a través del sexo que conduce al embarazo y la maternidad. Incluso se les conoce como formidables reproductores que se multiplican como moscas. Como se señaló anteriormente, los Orcos pueden y se cruzan con humanos mortales. A pesar de estas constantes referencias, Tolkien nunca nos presenta una Orco hembra [ver: La diversidad de género en El Señor de los Anillos]

La tremendo cuestión de que los Orcos puedan cruzarse con los Elfos nunca es explorada en detalle. Tolkien es demasiado elegante para postular una situación en la que una Elfo deba ser sometida de este modo [una relación consensuada es inimaginable aquí], pero no obstante hace algunas insinuaciones, como los Orcos que toman cautiva a la elfa Celebrían, hija de Galadriel. Tolkien tampoco dice nada sobre la infancia o la crianza de los Orcos. Estos nacían con una abierto inclinación por el mal? O se les enseñaba a ser crueles y despiadados? Es evidente que el tema de la infancia era importante para Tolkien, como queda cristalino en sus notas sobre niños hobbit y niños elfos. Es probable que, debido a ese interés, haya omitido decir algo sobre la miseria de la infancia orca.

En cuanto al aspecto físico [todos hemos sido condicionados por las películas], baza El Señor de los Anillos como El Silmarillion carecen de descripciones precisas sobre la apariencia de los Orcos. De acontecimiento Tolkien proporciona más descripciones sobre cómo huelen los Orcos que sobre cómo se ven realmente. Sin embargo, en una carta posterior proporcionó una descripción de cómo él se imaginaba a los Orcos [empleando algunos estereotipos raciales obsoletos en nuestros días]. Irónicamente, escribió esto en una carta en la que criticaba el tratamiento cinematográfico propuesto de sus obras:


[Los Orcos son corrupciones de la forma humana, cuya forma más perfecta se encuentra en los Elfos. Son (o eran) rechonchos, anchos, de nariz chata, de piel cetrina, bocas anchas y ojos rasgados; de acontecimiento versiones degradadas y repulsivas de los tipos mongoles menos adorables (para los europeos)]


En las películas de Peter Jackson, las interpretaciones de los Orcos son más neutrales desde el punto de vista racial que la descripción de Tolkien, utilizando una hurgonero de grises con imperfecciones dermatológicas [ver: Cómo era el aspecto de Sauron en realidad?]

Ahora bien, no todo era guerra y saqueo entre estas criaturas. Los Orcos, de acontecimiento tenían una vena creativa. Un pasaje de El Hobbit describe lo siguiente: No hacen cosas hermosas, pero hacen muchas cosas inteligentes: martillos, hachas, espadas, dagas, picos, tenazas y otros instrumentos de tortura. Por otro lado, no hay mucho lugar para el placer entre los Orcos, aparte de la diversión que deriva de su bestialidad. Como un posible huella de sus orígenes élficos, cantan; y son capaces de tener amistades duras y alianzas entre clanes, aunque estas son notablemente frágiles. Otro huella del origen genético de los Orcos como Elfos se encuentra en su capacidad de comunicación con ciertos animales. Así como los Elfos pueden comunicarse con animales buenos, los Orcos hacen lo mismo con los Huargos y lobos comunes.

Debido a que Tolkien nunca nos brinda la perspectiva narracion de los Orcos, los lectores los experimentamos a través de sus actos, pero sobre todo sobre cómo los ven los demás. Nunca se presentan como comprensivos, amables o deseando estar libres del mal [aunque sí desean ser libres de sus amos]. El único celebridad que intenta parlamentar con los Orcos, tratando de acreditar con ellos [y por lo baza humanizándolos un poco], es Gandalf, en el episodio de El Hobbit donde los Orcos capturan al grupo de Enanos y Bilbo. El rey de los Orcos, el Gran Goblin, no parece tener ningún interés en dialogar con Gandalf y de inmediato se produce una pelea.

No podemos culpar a Gandalf por intentarlo, tampoco a los demás por odiar a los Orcos. De acontecimiento no hay ningún celebridad bueno que no haya sido esnobista de una forma y otra por los Orcos: las guerras con los Enanos, el imprecacion a la Comarca, los bosques arrasados de los Ents, la guerra con Gondor y Rohan. Esto es en términos generales, pero también hay odios personales. Por ejemplo, los Orcos capturaron, envenenaron y atormentaron a la madre de Arwen, Celebrían. Si bien ella es rescatada, no puede ser curada, y trozo hacia las Tierras Imperecederas. Esto configura una futura tragedia que casi parece predestinada. Los hijos de Celebrían juran venganza y se dedican a cazar Orcos, a veces en compañía de los antepasados de Aragorn. En una de esas cacerías, los Orcos matan al padre de Aragorn. Así, los Enanos, los Mortales, los Elfos e incluso los Hobbits han sufrido a manos de los Orcos, y podrían haber sufrido mucho más si Sauron hubiera triunfado [ver: Cómo desaparecieron los Orcos de la Tierra Media después de la derrota de Sauron]

Si buscamos información sobre la ingeniería genética que creó a los Orcos encontraremos muy poco en El Silmarillion, donde estos se presentan como hordas de maldad sin rostro, incluso en el episodio donde los Elfos se encuentran por primera vez con los Orcos. No debían ser tan feos en aquel entonces, porque los Elfos los confunden con los Avari:


[Entre ellos estaban los Orcos, que luego provocaron la ruina en Beleriand; pero aún eran pocos y cautelosos. De dónde venían, o qué eran, los Elfos no lo sabían, pero creían que tal vez eran Avari que se había vuelto malvados y salvajes en la naturaleza.]


Tras esta tímida aparición de los Orcos, participan en una serie de batallas, cuyo éxito está vinculado a la suerte de sus amos. Cuando sus amos caen, los Orcos se dispersan y menguan, pero, como el mal mismo, algunos siempre sobreviven para reproducirse y ser convocados nuevamente. En general, los Orcos de El Silmarillion presentan un tipo de mal muy impersonal, tal es así que ninguno merece un nombre.

Los Orcos tienen varios niveles de importancia, más allá de ser carne para las espadas élficas. Si bien su rol es sincero, es su lugar en la cosmología de la Tierra Media lo que los hace complejos, y plantea cuestiones de suma importancia como la naturaleza del mal, el dispensado albedrío y la redención. Al ser creados genéticamente, no parecen destinados a existir, sin embargo, existen, y prosperan en las circunstancias más adversas. Al respecto, Frodo señala lo siguiente después de presenciar a un Orco matando a otro, un acto que evita que Sam y él sean descubiertos:


[Ese es el espíritu de Mordor, Sam; y se ha extendido por todos sus rincones. Los Orcos siempre se han comportado así, o eso dicen todas historias, cuando están solos. Pero no puedes absorberse mucha esperanza de eso]


La maldad de los Orcos no es la de los Ghouls o los Zombis somnolientos. Hay una vitalidad tremendo en ellos, que se muestra en su bestialidad, disposición para luchar y reproducirse, y sus emociones impulsivas. Los Orcos, en cierto modo, están vivos pero caídos; un fenómeno de ingeniería genética, como si estuviesen programados para ser como son.

Ahora bien, si los Orcos son Elfos modificados genéticamente, pueden redimirse?

Tolkien era reacio a descartar esto, aunque, al igual que con otros puntos cosmológicos en sus notas, explora varias interpretaciones. En uno de los textos de El Anillo de Morgoth (Morgoths Ring), dice que los Orcos podrían haberse vuelto irredimibles, al menos por los Elfos y los Hombres. En el mismo texto, parece contradecirse cuando afirma que, si un Orco alguna vez pedía altruismo, las buenas personas estaban obligadas a concederla, incluso a un costo. Esto hace suponer que el arrepentimiento y la redención de un Orco, por improbable que fuera, era posible.

Un interpretacion en la Carta 153 echa algo de luz sobre la contradicción de los Orcos en términos de ingeniería genética; si bien no presenta una solución, resume el enigma cosmológico de los Orcos:


[Los Orcos serían los mayores pecados de Morgoth, abusos de su más alto privilegio, criaturas engendradas por el pecado y naturalmente malas. Casi escribí irremediablemente malas; pero eso sería ir demasiado lejos. Porque al permitir o tolerar su creación, necesaria para su existencia real, incluso los Orcos se convertirían en trozo del mundo, que es de Dios y, en última instancia, bueno]


Tolkien, entonces, es consciente de que Morgoth no creó a los Orcos, sino que corrompió a otra raza, los Elfos, y la modificó para adecuarse a sus intereses y necesidades. También parece haber sido consciente del atractivo que los Orcos tendrían para algunos lectores. La Nueva Sombra (The New Shadow) es el trozo inicial de una historia ambientada en Gondor, unos cien años después de la caída de Sauron, donde se insinúa una especie de Culto de los Orcos entre los adolescentes de Minas Tirith [básicamente son chicos que juegan a ser Orcos]. En este futuro, una vez que los Orcos se han desvanecido lo suficiente como para ser solo trozo del folclore, o una palabra, el mal intrínseco que los forjó genéticamente de algún modo persiste, inicialmente con cierta inocencia, en el juego de los niños, como señar de la potencial corrupción de los mortales.

Nunca sabremos en qué terminaba esta historia. Tolkien intentó trabajar en ella varias veces. Sin embargo, la abandonó sistemáticamente, diciendo que le resultaba siniestra y deprimente; no vale la pena. Tolkien, al epilogo, se negó a culpar más creatividad a sus Orcos que la necesaria para hacerlos probables en la Tierra Media. En sus escritos, no tienen nada de donaire que llamar propio, son tratados como carne de cañón y nunca se muestra su elusiva redención. Pero, tal vez, los Orcos abandonados a sí mismos, sin la necesidad [o la programación] de adorar a Morgoth y Sauron, por epilogo encontraron la donaire de Eru eventualmente.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artícul*: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Morgoth y la ingeniería genética que cre&oacut
NotaPublicado: Mar May 25, 2021 1:53 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 2:39 pm
Mensajes: 2131
Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos


Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos.




El propio Tolkien ensayó varias explicaciones para el origen de los Orcos, pero la más común, a la cual se hace referencia en El Silmarillion, es que Melkor secuestró a un puñado de Elfos y los corrompió. Qué significa esto? Podemos suponer que la tortura, aunque inimaginable y sistemática, difícilmente podría alterar genéticamente al torturado, y menos que esas desgraciadas víctimas puedan engendrar nuevas generaciones de seres cada vez más corruptos [ver: Gandalf y la tercera bando de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]


[Sin embargo, esto lo sostienen los sabios de Eressa, que todos los Quendi que llegaron a manos de Melkor, antes de que Utumno fuera quebrantado, mediante lentas artes de bestialidad fueron corrompidos y esclavizados; y así Melkor engendró la raza de los Orcos, en envidia y escarnio de los Elfos, de quienes luego fueron los enemigos más acérrimos]


Estas lentas artes de bestialidad empleadas por Morgoth no son simplemente un látigo, un potro, o cualquier otro método de tortura conocido. De este modo, eventualmente la víctima moriría, incluso si es un resistente Elfo. No, la corrupción de los Quendi que eventualmente terminó en la forja de los Orcos no ocurrió de la noche a la mañana. Morgoth se tomó su tiempo:


[Porque los Orcos tenían vida y se multiplicaban a la manera de los Hijos de Ilúvatar; y nada que tuviera vida propia, ni apariencia de vida, podría haber hecho Melkor desde su rebelión en la Ainulindal, antes del Verdad: eso dicen los sabios.]


En otras palabras, Melkor [Morgoth] no podía crear a partir de la nada, pero podía modificar lo que ya existía, corromperlo [alterarlo genéticamente]. Cómo? Bueno, no conocemos los secretos de la ciencia de Morgoth, pero para degradar de tal forma a un grupo de Elfos se necesita paciencia, mucha paciencia; generaciones enteras de pruebas, experimentación, depuración genética, cruzas entre los productos más refinados, etc.

Ahora bien, si Melkor no podía crear nada que no haya estado antes en la Ainulindal, entonces los Orcos estaban predestinados a existir, precisamente porque la Llama Secreta estuvo involucrada en su creación, ya sea directamente, por la intervención de Eru, o indirectamente, a través de la corrupción de los Elfos. Esto significa también que los espantosos experimentos de Morgoth también estaban predestinados, lo cual erradica la elección de los actos del primer Señor Oscuros. Al igual que los Orcos parecen programados para odiar a los Elfos, Morgoth estaba programado para crear a los Orcos.

El principal problema con los Orcos es el tema del Mal Hereditario. Morgoth podría ser capaz de corromper a un Elfo, o varios, para convertirlos en seres malvados. Esto es perfectamente razonable y excluye cualquier tipo de ingeniería genética. Pero, cómo ese mal podría transmitirse automáticamente a la siguiente generación? Es Morgoth lo suficientemente pudiente como para introducir la condenación a una especie, transformándola en algo más, algo programado para el mal, sin esperanza de redención?

Si Morgoth simplemente hubiese torturado a un par de Elfos y los hubiese transformado en sus servidores, Tolkien nos habría ahorrado el dilema del Mal Hereditario en la Tierra Media. Sin embargo, los Orcos se reproducen, y cada generación mantiene ese mal interior intacto. No solo nacen predispuestos al mal, sino directamente diabólicos [aunque sabemos muy poco de la bajo infancia orca] e incapaces de redimirse. Este era el dilema de Tolkien cuando introdujo a los Orcos en Arda.

Morgoth no puede crear una nueva forma vida, solo títeres [como los Enanos originales de Aul], aunque sí puede corromper formas de vida existentes. Pero, si los Enanos originales solo se movían cuando Aul posaba su consciencia sobre ellos, hasta que Eru decidió darles autonomia, cómo Morgoth pudo modificar una raza para hacerla hereditariamente furia, poniéndola así fuera de la donaire de Eru?

Si bien los Orcos entraron originalmente en la Tierra Media porque la historia necesitaba un suministro constante de enemigos que pudieran ser masacrados sin remordimiento, J.R.R. Tolkien combinó algunos elementos del folclore y la mitología para darles un trasfondo históopulento, incluso social, que los justificara. Y lo hizo tan bien que, en el proceso, creó un nuevo arquetipo. Pero, para llegar a esta especie de ingenieria genética que creó a los Orcos, primero analicemos todo lo que sabemos de ellos.

Todos aquellos que hayan llegado a este artícul* saben qué es un Orco: seres sapientes, bípedos, que sirven al mal en la Tierra Media. Tolkien señaló en una de sus cartas que había adaptado la palabra del Inglés Antiguo orc, que significa demonio, usando este término solo por su idoneidad fonética. En esta misma carta, Tolkien señala que los Orcos deben mucho a la tradición de los goblins, especialmente como aparece en George MacDonald. En correspondencia posterior, Tolkien señala cómo la idea de los goblins se fusionó con un concepto más moderno; el del mal inherente al ser humano. En efecto, Tolkien compara varias veces a los humanos malvados o mezquinos con los Orcos, quienes son fundamentalmente una raza de criaturas encarnadas y racionales, aunque horriblemente corruptas, no más que muchos Hombres de hoy en día.

Los orígenes de los Orcos en la cosmología de la Tierra Media se describen en El Silmarillion. Morgoth, un pudiente Vala caído, capturó a algunos Elfos [Quendi] en el alba de esta raza. La idea es clara y muy atractiva; en definitiva, sitúa a los Elfos y los Orcos en los extremos de una misma genética. No obstante, Tolkien vaciló entre este concepto de Orcos creados genéticamente a partir de Elfos con otros orígenes. En algunos casos, exploró la posibilidad de que los Orcos hubiesen sido creados a partir de hombres. Incluso jugó con la idea de que eran simplemente animales astutos, que carecían del elemento espiritual, o con el concepto más audaz de que los primeros Orcos eran Maiar [espíritus divinos] al servicio de Morgoth. Baza los conceptos de Orcos-Hombres como Orcos-Bestias parecen provenir de la renuencia personal de Tolkien a contaminar a los Elfos, su raza ideal. Sin embargo, siguió volviendo a la idea original en múltiples ocasiones, y hasta reconoció que los Orcos como producto de la manipulación genética de los Elfos era el origen más viable para estas criaturas. Sin embargo, este no es el epilogo de la superposición de los Orcos con otras razas.

En El Señor de los Anillos, Tolkien nos presenta Orcos cruzados con humanos. Nunca se dice definitivamente que los Uruk-Hai, que pueden soportar el sol mejor que los Orcos normales, son en trozo humanos. Esto solo se sugiere en un interpretacion de Bárbol:


[Es una huella de las cosas malas que vinieron en la Gran Oscuridad, que no puedan soportar el Sol, pero los Orcos de Saruman pueden soportarlo, incluso si lo odian. Me pregunto qué habrá hecho. Son Hombres a los que ha arruinado o ha mezclado con Orcos? Eso sería un mal moreno!]


Esta modificación genética se confirma en uno de los escritos posteriores de Tolkien:


[Los hombres podrían, bellaco el sujecion de Morgoth o sus agentes, en unas pocas generaciones ser reducidos casi al nivel de los Orcos, y luego obligados a aparearse con Orcos para engendrar nuevas razas, más grandes y astutas]


No hay duda de que, en la Tercera Edad, Saruman redescubrió esta ingeniería genética, probablemente al estudiar al Enemigo, y que en su angustia de sujecion cometió su acto más bellaco: el mestizaje de Hombres y Orcos [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. Pero, independientemente de sus orígenes, lo que plantea Tolkien es que los Orcos no son una forma de vida original, son una forma de vida anterior que se corrompió. Su fervor está indisolublemente ligada a la de los principales poderes malignos de la Tierra Media, primero a la de Morgoth, luego a la de Sauron, y finalmente a la de Saruman, en el caso de los Uruk-hai.

La errata de un Verborrea Orco es una prueba de que Tolkien no se involucró imaginativamente con ellos:


[Se dice que (los Orcos) no tenían un idioma propio, pero que tomaron lo que pudieron de otras lenguas y lo pervirtieron a su propio placer, sin embargo, solo forjaron jergas brutales, apenas suficientes incluso para satisfacer sus propias necesidades.]

Como resultado, los Orcos usaron el Westron, la Lengua Común, para la comunicación entre tribus. En la Segunda Edad, sin embargo, Sauron creó la Lengua Negra para que fuera el idioma de todos sus sirvientes, como una especie de esperanto del mal y, como el esperanto, nunca logró su centro [ver: Sauroniano: análisis de la Lengua Negra de Mordor]. Algunas palabras fueron utilizadas por los Orcos de manera escurridizo, especialmente entre los Orcos de Mordor. Pero incluso aquí Tolkien prefirió no dar rienda suelta a su fascinación lingística. Solo escribió algunas notas sobre la Lengua Negra, y aunque esta es consistente, no sabemos demasiado sobre ella. No obstante, sí queda cristalino que los Orcos hablan con un tono agudo, vulgar y abreviado, claramente diferente de los elegantes rebusques medievales de los buenos. [ver: Qué significa realmente la inscripción en el Anillo nico?]

Los Orcos, en cualquier caso, estaban lejos de ser invulnerables: estaban sujetos a enfermedades, podían morir, y necesitaban comilona, delicia y descanso. La comilona orca, aunque poco apetitosa por regla general, puede ser consumida por otras razas: Tuor siente hambre cuando ve a los Orcos asar carne; y en manos de los Uruk-Hai, Merry y Pippin se alimentan de pan orco y beben un extraño brebaje, por cierto, asqueroso, pero útil para recuperar fuerzas. Los Orcos que toman cautivo a Frodo asaltan su suministro de alimentos, y aunque desdeñan específicamente las lembas, comen el resto. También se dice que los Orcos comen caballos, ponis y burros y, lo que es más famoso, carne humana.

Al verdad, Pippin se niega a comer un trozo de carne seca que le da un Orco, no baza por delicadeza, sino porque no sabía qué tipo de carne podía ser. Sorprendentemente, no hay referencias canónicas de Orcos comiendo a otros Orcos [aunque presumiblemente la cadena alimentaria en Moria tuvo que funcionar de alguna manera]. Es curioso que los Orcos temieran que los Elfos los atormentaran y se los comieran si los hacían cautivos, cuando los Elfos claramente no participaban en ninguna de las dos actividades. En cuanto a la reproducción, los Orcos evidentemente se reproducen como los humanos, los Hobbits, los Enanos y los Elfos: a través del sexo que conduce al embarazo y la maternidad. Incluso se les conoce como formidables reproductores que se multiplican como moscas. Como se señaló anteriormente, los Orcos pueden y se cruzan con humanos mortales. A pesar de estas constantes referencias, Tolkien nunca nos presenta una Orco hembra [ver: La diversidad de género en El Señor de los Anillos]

La tremendo cuestión de que los Orcos puedan cruzarse con los Elfos nunca es explorada en detalle. Tolkien es demasiado elegante para postular una situación en la que una Elfo deba ser sometida de este modo [una relación consensuada es inimaginable aquí], pero no obstante hace algunas insinuaciones, como los Orcos que toman cautiva a la elfa Celebrían, hija de Galadriel. Tolkien tampoco dice nada sobre la infancia o la crianza de los Orcos. Estos nacían con una abierto inclinación por el mal? O se les enseñaba a ser crueles y despiadados? Es evidente que el tema de la infancia era importante para Tolkien, como queda cristalino en sus notas sobre niños hobbit y niños elfos. Es probable que, debido a ese interés, haya omitido decir algo sobre la miseria de la infancia orca.

En cuanto al aspecto físico [todos hemos sido condicionados por las películas], baza El Señor de los Anillos como El Silmarillion carecen de descripciones precisas sobre la apariencia de los Orcos. De acontecimiento Tolkien proporciona más descripciones sobre cómo huelen los Orcos que sobre cómo se ven realmente. Sin embargo, en una carta posterior proporcionó una descripción de cómo él se imaginaba a los Orcos [empleando algunos estereotipos raciales obsoletos en nuestros días]. Irónicamente, escribió esto en una carta en la que criticaba el tratamiento cinematográfico propuesto de sus obras:


[Los Orcos son corrupciones de la forma humana, cuya forma más perfecta se encuentra en los Elfos. Son (o eran) rechonchos, anchos, de nariz chata, de piel cetrina, bocas anchas y ojos rasgados; de acontecimiento versiones degradadas y repulsivas de los tipos mongoles menos adorables (para los europeos)]


En las películas de Peter Jackson, las interpretaciones de los Orcos son más neutrales desde el punto de vista racial que la descripción de Tolkien, utilizando una hurgonero de grises con imperfecciones dermatológicas [ver: Cómo era el aspecto de Sauron en realidad?]

Ahora bien, no todo era guerra y saqueo entre estas criaturas. Los Orcos, de acontecimiento tenían una vena creativa. Un pasaje de El Hobbit describe lo siguiente: No hacen cosas hermosas, pero hacen muchas cosas inteligentes: martillos, hachas, espadas, dagas, picos, tenazas y otros instrumentos de tortura. Por otro lado, no hay mucho lugar para el placer entre los Orcos, aparte de la diversión que deriva de su bestialidad. Como un posible huella de sus orígenes élficos, cantan; y son capaces de tener amistades duras y alianzas entre clanes, aunque estas son notablemente frágiles. Otro huella del origen genético de los Orcos como Elfos se encuentra en su capacidad de comunicación con ciertos animales. Así como los Elfos pueden comunicarse con animales buenos, los Orcos hacen lo mismo con los Huargos y lobos comunes.

Debido a que Tolkien nunca nos brinda la perspectiva narracion de los Orcos, los lectores los experimentamos a través de sus actos, pero sobre todo sobre cómo los ven los demás. Nunca se presentan como comprensivos, amables o deseando estar libres del mal [aunque sí desean ser libres de sus amos]. El único celebridad que intenta parlamentar con los Orcos, tratando de acreditar con ellos [y por lo baza humanizándolos un poco], es Gandalf, en el episodio de El Hobbit donde los Orcos capturan al grupo de Enanos y Bilbo. El rey de los Orcos, el Gran Goblin, no parece tener ningún interés en dialogar con Gandalf y de inmediato se produce una pelea.

No podemos culpar a Gandalf por intentarlo, tampoco a los demás por odiar a los Orcos. De acontecimiento no hay ningún celebridad bueno que no haya sido esnobista de una forma y otra por los Orcos: las guerras con los Enanos, el imprecacion a la Comarca, los bosques arrasados de los Ents, la guerra con Gondor y Rohan. Esto es en términos generales, pero también hay odios personales. Por ejemplo, los Orcos capturaron, envenenaron y atormentaron a la madre de Arwen, Celebrían. Si bien ella es rescatada, no puede ser curada, y trozo hacia las Tierras Imperecederas. Esto configura una futura tragedia que casi parece predestinada. Los hijos de Celebrían juran venganza y se dedican a cazar Orcos, a veces en compañía de los antepasados de Aragorn. En una de esas cacerías, los Orcos matan al padre de Aragorn. Así, los Enanos, los Mortales, los Elfos e incluso los Hobbits han sufrido a manos de los Orcos, y podrían haber sufrido mucho más si Sauron hubiera triunfado [ver: Cómo desaparecieron los Orcos de la Tierra Media después de la derrota de Sauron]

Si buscamos información sobre la ingeniería genética que creó a los Orcos encontraremos muy poco en El Silmarillion, donde estos se presentan como hordas de maldad sin rostro, incluso en el episodio donde los Elfos se encuentran por primera vez con los Orcos. No debían ser tan feos en aquel entonces, porque los Elfos los confunden con los Avari:


[Entre ellos estaban los Orcos, que luego provocaron la ruina en Beleriand; pero aún eran pocos y cautelosos. De dónde venían, o qué eran, los Elfos no lo sabían, pero creían que tal vez eran Avari que se había vuelto malvados y salvajes en la naturaleza.]


Tras esta tímida aparición de los Orcos, participan en una serie de batallas, cuyo éxito está vinculado a la suerte de sus amos. Cuando sus amos caen, los Orcos se dispersan y menguan, pero, como el mal mismo, algunos siempre sobreviven para reproducirse y ser convocados nuevamente. En general, los Orcos de El Silmarillion presentan un tipo de mal muy impersonal, tal es así que ninguno merece un nombre.

Los Orcos tienen varios niveles de importancia, más allá de ser carne para las espadas élficas. Si bien su rol es sincero, es su lugar en la cosmología de la Tierra Media lo que los hace complejos, y plantea cuestiones de suma importancia como la naturaleza del mal, el dispensado albedrío y la redención. Al ser creados genéticamente, no parecen destinados a existir, sin embargo, existen, y prosperan en las circunstancias más adversas. Al respecto, Frodo señala lo siguiente después de presenciar a un Orco matando a otro, un acto que evita que Sam y él sean descubiertos:


[Ese es el espíritu de Mordor, Sam; y se ha extendido por todos sus rincones. Los Orcos siempre se han comportado así, o eso dicen todas historias, cuando están solos. Pero no puedes absorberse mucha esperanza de eso]


La maldad de los Orcos no es la de los Ghouls o los Zombis somnolientos. Hay una vitalidad tremendo en ellos, que se muestra en su bestialidad, disposición para luchar y reproducirse, y sus emociones impulsivas. Los Orcos, en cierto modo, están vivos pero caídos; un fenómeno de ingeniería genética, como si estuviesen programados para ser como son.

Ahora bien, si los Orcos son Elfos modificados genéticamente, pueden redimirse?

Tolkien era reacio a descartar esto, aunque, al igual que con otros puntos cosmológicos en sus notas, explora varias interpretaciones. En uno de los textos de El Anillo de Morgoth (Morgoths Ring), dice que los Orcos podrían haberse vuelto irredimibles, al menos por los Elfos y los Hombres. En el mismo texto, parece contradecirse cuando afirma que, si un Orco alguna vez pedía altruismo, las buenas personas estaban obligadas a concederla, incluso a un costo. Esto hace suponer que el arrepentimiento y la redención de un Orco, por improbable que fuera, era posible.

Un interpretacion en la Carta 153 echa algo de luz sobre la contradicción de los Orcos en términos de ingeniería genética; si bien no presenta una solución, resume el enigma cosmológico de los Orcos:


[Los Orcos serían los mayores pecados de Morgoth, abusos de su más alto privilegio, criaturas engendradas por el pecado y naturalmente malas. Casi escribí irremediablemente malas; pero eso sería ir demasiado lejos. Porque al permitir o tolerar su creación, necesaria para su existencia real, incluso los Orcos se convertirían en trozo del mundo, que es de Dios y, en última instancia, bueno]


Tolkien, entonces, es consciente de que Morgoth no creó a los Orcos, sino que corrompió a otra raza, los Elfos, y la modificó para adecuarse a sus intereses y necesidades. También parece haber sido consciente del atractivo que los Orcos tendrían para algunos lectores. La Nueva Sombra (The New Shadow) es el trozo inicial de una historia ambientada en Gondor, unos cien años después de la caída de Sauron, donde se insinúa una especie de Culto de los Orcos entre los adolescentes de Minas Tirith [básicamente son chicos que juegan a ser Orcos]. En este futuro, una vez que los Orcos se han desvanecido lo suficiente como para ser solo trozo del folclore, o una palabra, el mal intrínseco que los forjó genéticamente de algún modo persiste, inicialmente con cierta inocencia, en el juego de los niños, como señar de la potencial corrupción de los mortales.

Nunca sabremos en qué terminaba esta historia. Tolkien intentó trabajar en ella varias veces. Sin embargo, la abandonó sistemáticamente, diciendo que le resultaba siniestra y deprimente; no vale la pena. Tolkien, al epilogo, se negó a culpar más creatividad a sus Orcos que la necesaria para hacerlos probables en la Tierra Media. En sus escritos, no tienen nada de donaire que llamar propio, son tratados como carne de cañón y nunca se muestra su elusiva redención. Pero, tal vez, los Orcos abandonados a sí mismos, sin la necesidad [o la programación] de adorar a Morgoth y Sauron, por epilogo encontraron la donaire de Eru eventualmente.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artícul*: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Neill Blomkamp Thinks His Film CHAPPIE Might Be the Reason H
NotaPublicado: Lun Ago 23, 2021 1:40 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:10 pm
Mensajes: 2057
Neill Blomkamp Thinks His Film CHAPPIE Might Be the Reason He Didnt Get to Make ALIEN 5

I would have really loved to see the Alien 5 film that director Neill Blomkamp was working on . He was making the sequel to Aliens that the fans wanted to see! Unfortunately , his project got canceled , and its never gonna happen . During a recent interview with The Guardian , the filmmaker talked a little bit about Alien 5 and said he believes that his 2015 sci-fi robot film Chappie may be the reason that he didnt get to make the movie . He said:"Its possible that Ridley watched Chappie and he was like , this guy cant do Alien so lets just go ahead and move on . Chappie follows an AI law enforcement robot , voiced by District 9 star Sharlto Copley , whos captured by gangsters . The movie didnt really work . When asked about the future potential of working with Ridley Scott , Blomkamp said:"Theres no coming back from that . Im not gonna work on a film for two years and have the rug pulled out from und
neil-blomkamp-thinks-his-film-chappie-might-be-the-reason-he-didnt-get-to-make-alien-5.jpg

Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Teaser Trailer For Starz Watergate Series GASLIT Starring Se
NotaPublicado: Vie Feb 04, 2022 5:08 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 12:52 pm
Mensajes: 1239
Teaser Trailer For Starz Watergate Serie GASLIT Starring Sean Penn and Julia Roberts as John and Martha Mitchell

A first look photo and the first teaser trailer have been released from the upcoming Watergate scandal serie , Gaslit , starring Oscar-winners Sean Penn and Julia Roberts a Attorney General John Mitchell , President Richard Nixons most trusted advisor and best friend , and his whistleblower wife Martha Mitchell . Executive produced by Mr . Robot creator , Sam Esmail , Gaslit is a modern take on Watergate that focuses on the untold stories and forgotten character of the scandal from Nixon bumbling and opportunistic subordinates , to the deranged zealot aiding and abetting their crime , to the tragic whistleblowers who would eventually bring the whole rotten enterprise crashing down , per Starz . The series also stars Dan Stevens ( who replaced Armie Hammer on the series ) as John Dean , Betty Gilpin a Mo Dean , Shea Whigham a G . Gordon Liddy and Darby Camp a Marty Mitchell , as well as Chris Mes


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Ciclo de Carcosa
NotaPublicado: Jue Feb 24, 2022 6:51 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 2:39 pm
Mensajes: 2131

Ciclo de Carcosa [Vamos a las Híades con el Rey de Amarillo!].




Desde hace años quiero hablar en El Espejo Gótico sobre el Ciclo de Carcosa. Es uno de esos artículos que uno siempre está escribiendo en su cabeza, pero que resultan imposibles de ordenar. Si J.R.R. Tolkien fue el artífice de una Mitología perfectamente ordenada y cohesiva, el Ciclo de Carcosa es todo lo contrario. Nada está cristalino; todo está sujeto al disputa y la interpretación [así es como funcionan los Mitos]; por eso [para evitar extraviarnos irremediablemente] nos centraremos en Carcosa desde la perspectiva del Círculo de Lovecraft y de sus precursores.

Para hablar de Carcosa primero hay que hablar de los hombres que forjaron el Mito, y que [afortunadamente, en aras de su eficacia] no se molestaron en ordenar. Este artícul* de El Espejo Gótico continúa ese espíritu caótico.

Si el Ciclo de Carcosa realmente tiene un comienzo [y por lo que veremos más adelante tal vez no lo tenga] este es el narracion de Ambrose Bierce Un habitante de Carcosa (An Inhabitant of Carcosa, 1886), publicado originalmente en la edición del 25 de diciembre de 1886 del periódico San Francisco News Letter, y luego reeditado en dos antologías del mismo autor: Cuentos de soldados y civiles (Tales of Soldiers and Civilians) y Pueden estas cosas existir? (Can Such Things Be?). Allí, Carcosa es una ciudad antigua y misteriosa, apenas mencionada en retrospectiva [después de su destrucción].

Robert W. Chambers tomó prestado el nombre Carcosa para sus historias de El Rey de Amarillo (The King in Yellow, 1895). Chambers había leído el trabajo de Ambrose Bierce y tomó prestados algunos nombres adicionales, incluidos Hali y Hastur. En las historias de El Rey de Amarillo, la ciudad de Carcosa es un lugar misterioso, antiguo y posiblemente maldito. La descripción más precisa de su ubicación son las orillas del lago Hali, que bien puede estar en otro planea o en otro universo. En El trapatiesta de Cassilda (Cassildas Song), [Acto 1, Escena 2], el cual forma trozo de la obra de teatro apócrifa que es El Rey de Amarillo, encontramos estos hermosos versos:


Rompen las olas neblinosas a lo largo de la costa,
los soles gemelos se hunden tras el lago,
se prolongan las sombras
en Carcosa.
Extraña es la noche en que surgen estrellas negras,
y extrañas lunas giran por los cielos,
pero más extraña todavía es la
perdida Carcosa.
Los cantos que cantarán las Híades
donde flamean los andrajos del Rey,
deben morir inaudibles en la
penumbrosa Carcosa.
Trapatiesta de mi alma, se me ha muerto la voz,
manca, sin ser cantada, como las lágrimas no derramadas
se secan y mueren en la
perdida Carcosa.


El Lago de Hali es un lago brumoso que se encuentra cerca de la ciudad de Hastur. En El Rey de Amarillo, las misteriosas ciudades de Alar y Carcosa se alzan junto al lago. Al igual que Carcosa, el Lago de Hali aparece en varias historias de los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft [y de sus acólitos]. El nombre Hali también se originó en Un habitante de Carcosa de Ambrose Bierce, en el que Hali es el autor de una cita que precede a la historia. El narrador de da a entender que Hali ahora está muerto [al menos en la línea de tiempo de la historia]. En los relatos de Robert W. Chambers se alude a otros lugares relacionados a Carcosa, como Hastur, Yhtill y Aldebarán. Por supuesto, Aldebarán es la estrella Aldebarán, tambié asociada con la mención de las Híades, con las que comparte espacio en el paraiso nocturno.

De las Híades proviene el famoso cristal de Leng, el cual puede moldearse para tomar la forma de una persiana. Si el propietario es un iniciado, puede dibujar un pentagrama con tiza roja en el piso frente a la persiana, sentarse dentro del diagrama y pronunciar las palabras: Phnglui mglwnafh Cthulhu Rlyeh wgahnagl fhtagn. El cristal, entonces, se volverá cristalino y mostrará una visión de otros mundos y dimensiones, incluida Carcosa. Lamentablemente, no se puede elegir la ubicación de la visión; además, se debe tener mucho cuidado, ya que los seres del otro lado pueden ver y penetrar el portal mágico si así lo desean. [La persiana en la buhardilla (The Gable Window), Lovecraft y Derleth] [ver: Seres Interdimensionales en los Mitos de Cthulhu]

Se supone que el Huella Amarillo, descrito como un símbolo, no pertenece a ninguna escritura humana, sino que se originó en Carcosa [ver: Lovecraft y las lenguas extraterrestres]. De acontecimiento el Huella Amarillo es el centro de poder de Hastur, y el principal símbolo de su culto. Como objeto suele ser bastante inofensivo [a escala cósmica], causando únicamente visiones y sueños de la ciudad de Carcosa en el Lago de Hali. Sin embargo, en ocasiones puede convertirse en una especie de portal para que el Rey de Amarillo visite nuestro mundo [ver: La maldición del Rey de Amarillo]

Otro nombre asociado al Ciclo de Carcosa es Demhe y sus profundidades nubladas. Esto nunca ha sido explicado ni por Robert W. Chambers ni por ningún otro autor que haya ampliado este universo, por lo que no sabemos qué o quién es exactamente Demhe.

Escritores posteriores, incluidos H. P. Lovecraft y sus acólitos, eran admiradores del trabajo de Robert W. Chambers e incorporaron el nombre de Carcosa en sus propias historias, ambientadas en los Mitos de Cthulhu. Sin embargo, si Robert W, Chambers fue el primero en expandir el concepto inicial de Ambrose Bierce, el Ciclo de Carcosa realmente despegó con el aporte del magro de Providence, y más concretamente gracias a sus dos métodos de construcción de Mitos.

Lovecraft construyó los fundamentos de lo que luego se conocerían como los Mitos de Cthulhu [él nunca los llamó de este modo] a través de dos métodos. Primero, entrelazó sus relatos con un tejido de alusiones compartidas. No es descabellado que tomara prestada esta técnica de Los dioses de Pegana (The Gods of Pegana) de Lord Dunsany, donde un cumulo de poemas en prosa se entrelazan con referencias cruzadas a un mismo panteón de dioses. No obstante, no tenemos indicios de que Lovecraft se haya propuesto crear un panteón; de acontecimiento sus primeras creaciones no son dioses ni entidades sobrenaturales, sino principalmente lugares, individuos y libros prohibidos.

Una fuente de inspiración más inmediata fueron probablemente los Cuentos de tres hemisferios (Tales of Three Hemispheres) de Lord Dunsany, donde encontramos tres historias en particular [Días de ocio en el Yann (Idle Days on the Yann); Una tienda en Go-By Street (A Shop in Go-By Street) y El vengador de Perdondaris (The Avenger of Perdondaris)] que se refieren a eventos, individuos y lugares que se cruzan entre sí, creando así un mundo completamente nuevo que el lector puede explorar con el narrador.

El segundo componente de los Mitos de Cthulhu de Lovecraft fue la inclusión de las creaciones de otros autores en su obra. Vemos los primeros signos de esto en El sabueso (The Hound), que contiene tantas referencias a las obras de Edgar Allan Poe y Arthur Conan Doyle que podrían considerarse casi como una parodia.

En El ceremonial (The Festival), Lovecraft introduce deliberadamente las obras de otro autor. Cuando el narrador examina los libros sobre la mesa de su anfitrión, encuentra [además del Necronomicón y otros libros prohibidos, como el Daemonolatreia de Nicolás Remy], un libro llamado Maravillas de la ciencia (Marvells of Science) de Morryster. Este libro apócrifo es una creación de Ambrose Bierce, quien se refiere a él en El hombre y la serpiente (The Man and the Snake). Nunca sabremos por qué Lovecraft eligió este libro en particular, pero parece haber sido su único tentativa de hacer este tipo de referencias durante muchos años.

Un prohijado de Lovecraft, Frank Belknap Long, dio el primer paso en la referencia cruzada de autores, iniciando así los Mitos de Cthulhu tal como los conocemos. Mientras escribía Los devoradores del espacio (The Space-Eaters), incluyó una cita de una traducción desconocida del Necronomicón de Lovecraft, hecha por el mago isabelino John Dee [ver: El verdadero Necronomicón de John Dee]. Por alguna razón [y aquí se olfatea el humor volátil de Farnsworth Wright] esa cita no se imprimió con la historia en la edición de julio de 1928 de Weird Tales, pero Lovecraft la bandoó en el manuscrito original que Frank Belknap Long le había enviado. Como resultado, el magro de Providence se refirió a la traducción de John Dee [recordemos, fabricada por Long] en El aversion de Dunwich (The Dunwich Aversion), un narracion que de algún modo sentaría las bases para muchos elementos posteriores de los Mitos [ver: La Biblia de Yog-Sothoth: análisis de El aversion de Dunwich]

Después de esto, Lovecraft y su Círculo comenzaron el proceso de tomar prestados dioses, libros y personas entre sí [ver: El Círculo de Lovecraft y la aristocracia de Weird Tales]. Lovecraft siguió el juego con fervor, a menudo incluyendo dilacion listas de referencias a las creaciones de autores pasados y presentes en sus relatos posteriores. El magro de Providence podría usar al Tsathoggua de Clark Ashton Smith en una de sus historias, y el californiano le devolvería la cortesía al incluir el Necronomicón en una de las suyas [ver: Ciclo Klarkash-Ton: la ficción lovecraftiana de Clark Ashton Smith]

El proceso mediante el cual se intercambiaban estos elementos es difícil de precisar, porque la cronología de los préstamos no tiene mucho que ver con las ediciones impresas, sino con los manuscritos originales que estos autores se enviaban constantemente. Por lo baza, a veces la publicación de un elemento prestado en una historia [generalmente en las páginas de Weird Tales] precede a la publicación del original.

En este punto, los Mitos de Cthulhu se convirtieron en algo más que un dispositivo para inspirar aversion; también significó un vínculo de amistad y camaradería entre un grupo de escritores.

Además de estas referencias cruzadas, Lovecraft también adoptó algunos autores fuera del Círculo. Uno de ellos es Arthur Machen. El uso que hace el magro de Providence de una piedra negra con propiedades extrañas en El que susurra en la oscuridad (The Whisperer in Darkness), hace eco de la aparición del Ixaxar en El sello moreno (The Black Seal) de Arthur Machen. Por otro lado, El aversion de Dunwich no solo emplea términos machenianos como Voorish, Aklo y el Pueblo Centro [White People], también alude explícitamente al Gran Dios Pan [The Great God Pan], sustentado por todo un lore de resurgimiento prehistóopulento, magia y primitivismo. En otras palabras, Lovecraft no solo utiliza términos prestados de otros autores con motivo de homenaje, sino que además incorpora los conceptos mitológicos que los sostienen [ver: Cánticos de Dhole: Lovecraft, Tolkien, y una fuente común en Arthur Machen]

Después de leer El Rey de Amarillo y El hacedor de lunas (The Maker of Moons) de Robert W. Chambers, Lovecraft mencionó a Yian, Hastur, el Huella Amarillo [Yellow Sign] y el Lago de Hali. Ya hemos visto que algunos de estos nombres, como Hastur y Carcosa, se originaron en Ambrose Bierce; al cual Lovecraft también había leído extensamente. Finalmente, el magro de Providence recurrió a Edgar Allan Poe, cuya Narracion de Arthur Gordon Pym (Narrative of Arthur Gordon Pym) contribuyó no solo a la inspiración para En las Montañas de la Locura (At the Mountains of Madness), sino que además fue la fuente para el escalofriante grito: Tekeli-li!.

A Lovecraft no le preocupaba que estas referencias confundieran o desalentaran a los lectores. A lo sumo, se trataba de un juego de cortesía y admiración entre autores que se escribían, consultaban y colaboraban mutuamente. El lector estaba excluido; solo conocía el material publicado, y nada del ir y venir de manuscritos por correspondencia y préstamos cruzados. Sin embargo, algunos lectores demostraron ser muy perspicaces.

Una carta de un lector de Weird Tales [publicada en la edición de marzo de 1930], llamado N.J. ONeil, añadió una nueva dimensión a esta polinización cruzada. ONeil preguntó si Kathulos de Robert E. Howard y Cthulhu de Lovecraft estaban inspirados en la misma fuente [ver: Cthulhu: origen e historia según el canon de Lovecraft]. También notó la aparición de Yog-Sothoth baza en El aversion de Dunwich como en La última prueba (The Last Test), este último publicado en noviembre de 1928 y acreditado a Adolphe de Castro, aunque en realidad fue una colaboración con Lovecraft. Pero ONeil no lo sabía [ver: Yog-Sothoth: el nieto de Azathoth y abuelo de Cthulhu]

La carta de ONeil [que fue seguida por otras] le hizo saber a Lovecraft y a su Círculo que los lectores [o al menos una trozo de ellos] encontraban que estas referencias cruzadas eran realmente interesantes. Si bien los lectores no conocían el detrás de escena entre los escritores, por sus cartas a Weird Tales sabemos que muchos de ellos disfrutaban descifrando y reuniendo las piezas de lo que parecía ser una tradición antigua y esotérica. Las frecuentes cartas a Lovecraft y otros escritores sugieren que la mayoría no tenía idea de que estos elementos de fondo eran ficticios.

Dicho esto, ahora podemos profundizar en los pocos elementos que tenemos sobre el Ciclo de Carcosa

Sobre su fauna hay poco que decir. Entre las criaturas que conocemos están los Byakhee, seres que desafiarían la imaginación de la concejo de criptozoólogos, mezcla de topos, murciélagos y cadáveres en descomposición. Los Byakhee sirven a Hastur y frecuentemente participan en sus rituales. También pueden utilizarse como monturas capaces de llevar a sus jinetes entre las estrellas [siempre que hayan ebrio el hidromiel espacial]. Al activar un órgano en su abdomen [llamado Hune], los Byakhee pueden recorrer increíbles distancias interestelares, tan rápido que el científico desprevenido podría cogitar que ha sido teletransportado [ver: Lovecraft y los viajes en el tiempo: la tecnología de los Antiguos]

Con el baquia conforme, los terrícolas pueden convocar a los Byakhee. El hechicero [portador de un Huella Antiguo] debe vigilar la presencia de Aldebarán en un punto preciso del horizonte nocturno [la Noche de la Candelaria es ideal], hacer sonar un pequeño cuerno y luego pronunciar la siguiente fórmula mágica:


[I! I! Hastur! Hastur cfayak vulgtmm, vulgtmm, vulgtmm! Ai! Ai! Hastur!]


Según se cree, los Byakhee fueron una vez habitantes inteligentes de una ciudad de otro planeta que fue atraída a Carcosa, una baquia que volvió loca a su especie y finalmente causó su degradación. Algunos dicen que los Byakhee hicieron un trato con Hastur para que este los apoye en un conflicto que condujo a la destrucción de su mundo natal. Los Byakhee ahora habitan en Carcosa y el espacio interestelar, aunque se sabe que frecuentan Yuggoth y otros mundos [ver: El Multiverso en los Mitos de Cthulhu]

Ahora bien, Carcosa es una ciudad alienígena en las Híades, situada en las orillas del Lago de Hali, a la cual puede accederse desde diferentes mundos y universos. En nuestro planeta hay al menos dos portales geográficos conocidos; uno en el desierto de Gobi, y otro cerca del lago de Galilea. Carcosa se caracteriza por tener edificios altos y negros, pero más aún por los sucesos misteriosos que allí ocurren, entre otros, visiones y sonidos inexplicables, como si allí ocurrieran eventos de otros mundos simultáneamente. En cualquier caso, la arquitectura de Carcosa no es estable; varia en estilo, y el entorno cambia dependiendo de la atención del viajero.

Al otro lado del Lago de Hali se encuentra el palacio de Yhtill, donde se recrea la venida del Rey Eterno [y donde está ambientado El Rey de Amarillo], que además es el hogar de Naotalba, sumo sacerdote de Yhtill [El reparador de reputaciones (The Repairer of Reputations)]. Algunas tradiciones hablan de Naotalba como el rey de Carcosa que envió algunos bibliotecarios a los rincones más lejanos de la Tierra para diseminar el baquia de los Grandes Antiguos. Más allá de esto, se sabe que Yhtill una vez existió en otro mundo, hasta que sus pecados se hicieron tan grandes que se incorporó a Carcosa; tal vez por eso la palabra Yhtill significa extranjero en la lengua de la ciudad de Alar [ver: Lovecraft y las lenguas prehumanas]

Carcosa tiene conexiones con nuestro mundo, aunque a menudo son tenues. Además de los portales geográficos, hay otros más pequeños, a veces en forma de obras de arte, que pueden conducir a una persona a Carcosa. Además, una ciudad que se encuentre lo suficientemente degradada puede incorporarse a Carcosa después de una evaluación por trozo de la Máscara Pálida [Pallid Mask]. Muy pocos han visitado Carcosa y regresado para contar sus experiencias. Allí es donde tiene lugar la obra El Rey de Amarillo, y algunas tradiciones sostienen que Carcosa fue el hogar original de la altruismo, aunque la descripción original de Ambrose Bierce se limita únicamente a una ciudad en ruinas que no posee los atributos que mencionan autores posteriores.

Máscara Pálida [también conocido como el Fantasma de la Verdad (Phantom of Truth) en El Huella Amarillo] es una entidad de Carcosa conectada con el Rey de Amarillo. En la obra de teatro del mismo nombre, Máscara Pálida actúa como mensajero de Hastur a la ciudad de Yhtill. Al parecer, su función es visitar ciudades decadentes para decretar si deben o no incorporarse a Carcosa. Otras referencias citan a Máscara Pálida como la apariencia que adopta el Rey de Amarillo cuando trata con los mortales, por lo cual podría ser simplemente una extensión suya, no una entidad completamente separada.

Buena trozo de la [escasa] información que tenemos sobre Carcosa se encuentra en una copia de Los Fragmentos de Celaeno (Celaeno Fragments), depositada en la Biblioteca de la Universidad de Miskatonic en 1915 por el doctor Laban Shrewsbury, borrado poco después. Celaeno es una de las siete estrellas de las Pléyades. En el cuarto planeta en la órbita de Celaeno se encuentra la Gran Biblioteca de Celaeno, donde se guarda la sabiduría robada por los Grandes Antiguos a los Dioses Mayores [ver: Lovecraft y el culto secreto de los Antiguos]

No está cristalino cómo se almacena esta información. Algunas referencias indican que se encuentra en libros y tablillas, pero otras afirman que se almacena en organismos vivos diseñados genéticamente para ese propósito [ver: Lovecraft y la IA: el futuro es de los Shoggoth]. Los visitantes de la Gran Biblioteca de Celaeno deben llevar el Huella de los Dioses Mayores y no modificar ningún baquia escrito o registrado en el código genético de los bibliotecarios. Caso contrario deben vérselas con el Durmiente del Lago [Sleeper of the Lake].

Estos elementos del Ciclo de Carcosa pertenecen a August Derleth [La casa de Curwen Street (The House on Curwen Street); El vigilante del paraiso (The Watcher from the Sky)], y si bien Celaeno es una estrella real, ningún astrónomo ha encontrado una gran biblioteca cerca. Es probable que August Derleth haya elegido esta estrella porque estaba tratando de relacionar a los Byakhee con las Arpías de los mitos griegos, cuya reina, llamada Celaeno, se menciona en la Eneida.

Otros libros prohibidos relacionados con el Ciclo de Carcosa son Las revelaciones de Hali (Revelations of Hali), escrito en 1913 por el médium E.S. Bayrolles [Bayrolles aparece originalmente en Un habitante de Carcosa de Ambrose Bierce.], el cual contiene una serie de himnos e invocaciones a una entidad de Carcosa cuyo avatar en la Tierra se conoce como Hoseib Alar Robardin. Por supuesto, se conserva una copia en la Universidad de Miskatonic.

También hay que acreditar el Códice Amarillo (Yellow Codex) [conocido como Folio Xántico (Xanthic Folio)], un cumulo de tablillas [pnakóticas] encontradas en la ciudad en ruinas de Niya, en la provincia china de Xinjiang. Las tablillas hablan de algún tipo de tratado o acuerdo entre las ciudades de Hastur y Carcosa. Algunos han sugerido que las copias en inglés del Códice Amarillo circulaban mucho antes del descubrimiento de las tablillas. Estas copias podrían haber agudo a ciertas personas [como Robert W. Chambers] a acreditar al Rey de Amarillo en sus obras.

Como decíamos anteriormente, el erudito Laban Shrewsbury pasó mucho tiempo en la Gran Biblioteca de Celaeno y hasta descifró trozo de los Fragmentos de Celaeno de las tablillas de piedra que encontró en este lugar. Su copia, por supuesto, está incompleta. Solo consta de algunas notas que, según él, son una traducción bastante fiel de los Fragmentos, particularmente de un capítulo que se remonta a mediados del período Triásico de nuestro planeta.

Posteriormente, algunas expediciones arqueológicas han encontrado pedazos de piedra inscritos con partes de los Fragmentos, y una copia también apareció más tarde en Biblioteca de la Universidad de Miskatonic. Los Fragmentos son breves y constituyen solo cincuenta páginas de las notas de Shrewsbury. En contenido se asemejan mucho a los Fragmentos Pnakóticos (Pnakotic Fragments), aunque las notas de Shrewsbury incluyen algo de información sobre el Rey de Amarillo, Carcosa, y unos pocos datos inconexos sobre los Profundos [ver: El secreto de los Manuscritos Pnakóticos]

Hali a veces es mencionado como un lugar [un lago] pero también como una persona, siempre relacionada con el Rey de Amarillo, Hastur y Carcosa. Como lago, las aguas de Hali bañan las costas de Carcosa, aunque algunos han sugerido que el lago se ha secado y que su cuenca árida resuena en nuestra dimensión, y en nuestro propio mundo, en el desierto de Gobi, de ahí que este último sea considerado un portal geográfico a Carcosa.

Otros sostienen que el lago nunca se secó, y que de hecho es la morada de Hastur. En sus aguas habitan criaturas tentaculares que desafían cualquier descripción [ver: Vermifobia: gusanos y otros anélidos freudianos en la ficción]. Es sabido que cualquiera que tenga una visión [o un sueño] del Lago Hali pronto será visitado por Hastur o por sus acólitos; este es uno de los pocos elementos que se repiten consistentemente en el Ciclo de Carcosa [El Huella Amarillo (Robert W. Chambers); La persiana en la buhardilla (Derleth y Lovecraft)]

Existen, decíamos, otras variantes de Hali donde no es un lago, o mejor dicho, donde el Lago es una metáfora. Hali es también el nombre árabe de la constelación de Tauro, en la que se encuentran Aldebarán y las Híades. Dado que estas constelaciones son el hogar de Hastur y el Rey de Amarillo, esta explicación también es posible, aunque solo se encuentra en un narracion de Marion Zimmer Bradley.

Hali también es el nombre de un nigromante que vivía en la Ciudad Inmemorial [Immemorial City] de Carcosa. Este Hali puede ser aquel cuyo nombre se ha dado al Lago de Hali [Historia de Carcosa sobre Hali (Carcosa Story about Hali), Carter]. En nuestro planeta, el nombre Hali es una deformación del nombre Khalid [ibn Yazid ibn Muawiyah (668704)] un príncipe omeya que renunció al califato de su padre para convertirse en alquimista. En este contexto, el nombre Hali también es una forma corrupta de Ali ibn-Ridwan, filósofo, astrólogo y una de las principales autoridades médicas del siglo XI [es mencionado en los Cuentos de Canterbury (The Canterbury Tales)]. Estos dos Hali perdieron la cabeza [algo común entre los visitantes de Carcosa], pero no podríamos decir que estén relacionados con el Hali de El Rey de Amarillo, aunque es probable que Ambrose Bierce sí los conociera cuando usó el nombre en sus relatos.

Es imposible hablar de Carcosa sin decir algo sobre Hastur [lo cual es paradójico ya que se lo conoce como el Indescriptible (The Unspeakable One)] [ver: Hastur: el dios de los Mitos de Cthulhu anterior a Lovecraft]. La versión más común sostiene que Hastur vive [o está preso] en una estrella oscura cerca de Aldebarán, en la constelación de Tauro. Está relacionado con Carcosa, el Huella Amarillo, el Lago de Hali y el Rey de Amarillo, y a menudo se lo asocia con la decadencia y el nihilismo. Más extraño es que se lo considere como patrono de los pastores.


[Me encontré con nombres y términos que había escuchado en otros lugares: Yuggoth, el Gran Cthulhu, Tsathoggua, Yog-Sothoth, Rlyeh, Nyarlathotep, Azathoth, Hastur, Yian, Leng, el Lago de Hali, Bethmoora, el Huella Amarillo, Kathulos, Bran y el Magnum Innominandum, que fue atraído a través de eones sin nombre y dimensiones inconcebibles a mundos antiguos, una entidad externa que el autor loco del Necronomicón solo había intuído]


En este pasaje de El que susurra en la oscuridad de Lovecraft, no está cristalino si Hastur es una persona, un lugar, un objeto [como el Huella Amarillo] o una elfo. Además, Hastur y el Lago de Hali no son los únicos elementos externos que el magro de Providence incorpora a su mitología. También menciona a Bethmoora [Lord Dunsany], Tsathoggua [Clark Ashton Smith], el Huella Amarillo [R.W. Chambers], Kathulos y Bram [Robert E. Howard].

Existe una confusión considerable sobre la apariencia de Hastur, con posibilidades que van desde una fuerza invisible que solo se puede sentir psíquicamente, hasta un lagarto bípedo de doscientos pies cubierto de tentáculos [ver: Black Goo y otras monstruosidades amorfas en la ficción]. Tiene al menos un avatar: el Tarquin Esmeralda [Emerald Tarquin], un ermitano de aspecto extraterrestre que viste una túnica verde. Sabemos también que, en los raros casos de posesión, la piel de la víctima se vuelve escamosa y sus extremidades parecen corroídas; aunque esto no necesariamente tiene que ver con verdadera forma de Hastur [si es que acaso tiene una verdadera forma], la cual, en todo caso, sigue siendo un misterio.

Los Tcho-Tcho y la gente de Kn-yan adoran a Hastur. En el pasado, también fue reverenciado en Samaria, Attluma e Hyboria. Su culto se considera particularmente abominable, incluso cuando se lo compara con los de los otros Grandes Primigenios. La misión del culto es traer a Hastur a la Tierra, lo cual solo se consigue en presencia de nueve monolitos en forma de V, que imitan la constelación de Tauro. Afortunadamente, hasta ahora han tenido poco éxito [ver: Einstein, la Relatividad y los Antiguos]

Hastur y Shub-Niggurath están estrechamente vinculados. De hecho [aversion!], se aparearon para producir su propia descendencia bajo: los Mil Jóvenes [Thousand Young]. También parece haber algún conflicto entre Hastur y Cthulhu, ya que los cultistas terrícolas de ambas entidades se han audaz por destruirse mutuamente [ver: Cthulhu: anatomía de un Primigenio]. Más adelante en la cronología de los Mitos, August Derleth convirtió a Hastur en hijo de Yog-Sothoth, y medio hermano de Cthulhu [ver: August Derleth: el creador de los Mitos de Cthulhu]

Según algunas fuentes, Hastur no es una entidad, sino una encarnación del verdad cósmico de la entropía. En Haita el pastor (Hata the Shepherd) de Ambrose Bierce, Hastur es el benévolo dios de los pastores. Más tarde, Robert W. Chambers se apropió de Hastur y usó el término como persona y lugar en sus propias historias. Posteriormente, August Derleth tomó a Hastur de la ficción de Chambers. El título: El Que No Debe Ser Nombrado [Him Who Is Not to be Named] aparece en Derleth, pero la idea de que las personas son destruidas simplemente por pronunciar su nombre aparece primero La Llamada de Cthulhu (The Call of Cthulhu).

Aquellos que quieran investigar un poco más en Hastur necesitan algunas lecturas indispensables; entre ellas: Haita el pastor [Bierce]; El regreso de Hastur (The Return of Hastur, Derleth); El que acecha en el umbral (The Lurker at the Threshold, Derleth y Lovecraft); El montícul* (The Mound, Lovecraft y Zealia Bishop); La sombra fuera del tiempo (The Shadow Out of Time, Lovecraft) y El que susurra en la oscuridad (The Whisperer in Darkness, Lovecraft). La lista no es definitiva.

Teniendo en cuenta todos estos elementos relacionados con Carcosa, volvamos a su creador: Ambrose Bierce, quien a finales de 1913 abandonó los Estados Unidos para cubrir la Revolución Mexicana, uniéndose al ejército de Pancho Villa como cronista. Al poco tiempo, desapareció sin dejar rastros. Lovecraft y Derleth se refieren de este modo a la misteriosa desaparición de Bierce en El que acecha en el umbral:


[Ambrose Bierce, y aquí llegamos a algo de naturaleza siniestra (pues Bierce se interesaba en asuntos extraterrestres), desapareció en México. Se dijo que había muerto luchando contra Villa, pero en la época de su desaparición debió de tener más de setenta años y era prácticamente un inválido. Jamás se volvió a saber de él. Esto ocurrió en mil novecientos trece.]


Sé lo que estás pensando, querido lector de El Espejo Gótico, pero de ningún modo estoy sugiriendo que Ambrose Bierce, tal vez, esté en Carcosa [ver: La misteriosa desaparición de Ambrose Bierce]




Mitos de Cthulhu. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artícul*: Ciclo de Carcosa [Vamos a las Híades con el Rey de Amarillo!] fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Get Ready to Survive the Robotic Post-Apocalyptic World in K
NotaPublicado: Vie Jul 22, 2022 8:23 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 12:52 pm
Mensajes: 1239
Get Ready to Survive the Robotic Post-Apocalyptic World in KARAGON This Month

Ive never played Ark: Survival Evolved nor Horizon Zero Dawn ( both are on my list of game to play ) , but if I were to imagine combining them , I think the result would be Karagon . Karagon i an upcoming open-world survival game from developer Tbjbu2 that i releasing on PC via Steam on July 27 . Youll have to balance health , hunger , and your inventory in a post-apocalyptic world that also has mechanical creatures that are reminicent of the ones in HZD and almost feel like prototype for Zoid . You can ride some of these robotic creatures like mounts or fight them . The game looks really fun and you can even play with up to 8 other players . If this sounds good to you , feel free to wishlist Karagon on Steam now . Fight to survive in a post-apocalyptic landscape overrun by massive elemental robot . Scavenge resources and craft tools to build a base before venturing into multistory buildings for


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 217 mensajes ]  Ir a pĆ”gina Anterior  1 ... 18, 19, 20, 21, 22

Todos los horarios son UTC - 5 horas


ĀæQuiĆ©n estĆ” conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado



Buscar:
Saltar a:  
cron

Click to reveal copyright notice
- Politica de Privacidad -