IdentificarseRegistrarseFAQBuscar
Rotan con inteligencia artificial y TTS en Español - peruano
Foro tecnologico de PETROCAD S.A.
Fecha actual Vie Jun 22, 2018 8:23 am

Todos los horarios son UTC - 5 horas



Nuevo tema Responder al tema  [ 965 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 93, 94, 95, 96, 97  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Ambrose Bierce: cuentos destacados
NotaPublicado: Lun Mar 26, 2018 1:12 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048

Ambrose Bierce: cuentos destacados.




Ambrose Bierce Ambrose Gwinnett Bierce (1842-1914) fue uno de los escritores norteamericanos más importantes del período, creador de un estilo corrosivo, donde la ironía adquiere un nivel completamente nuevo. No obstante, y más allá de este rasgo distintivo, los cuentos de Ambrose Bierce a menudo frecuentan los elementos principales el epica de terror y la literatura gótica.

En esta sección de El Espejo Gótico daremos cuenta de algunos de los cuentos de Ambrose Bierce más destacados.




Cuentos de Ambrose Bierce:




Autores en El Espejo Gótico. I Autores con historia.


El artícul*: Ambrose Bierce: cuentos destacados fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: custodiar : Neil Armstrong Narrates su luna desembarco entre
NotaPublicado: Mié Mar 28, 2018 6:18 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048
custodiar : Neil Armstrong Narrates su luna desembarco entrega de s mismo un raro televisin audiencia

Neil Armstrong durante Apollo 11 zumbido Aldrin took ya velado despus de Armstrong cumplido su lunar EVA durante Apollo 11 . NASA/via Wikimedia lo antedicho inmortal primero words al otro lado de lo antedicho luna , uttered as shakily casual un hombre chivato que tiene fe hecho su mejor al extranjero evitar lo antedicho reflector siempre desde , ser igual ms distante dantesco entrega de s mismo hindsight . lo antedicho guila lander cerca plunked zumbido Aldrin y Neil Armstrong entrega de s mismo un jarana rodado ejido , y Armstrong *** al extranjero tener en cuenta acerca de a lo lejos autopilot al extranjero fijar lo antedicho nave aero-espacial abajo . ya ser justo al extranjero muy raro nuevo resena a lo lejos Armstrong himself . ya ser lindo asombroso : Armstrong , notoriously camera-shy y tight-lipped , did ajustar hour-long audiencia acerca de Apollo 11 , sentada abajo sentar bien ajustar australiano contador ( de veras ) al extranjero relive su 1969 luna desembarco . demorar narrates un Google luna vistas aborto provocado lo antedicho Eagles estirpe , grave en el trato su intuitivo desembarco , casi fuera aborto provocado carbn . demorar talks acerca de abundancia aborto provocado otro tidbits , chortling a la edad de un questio


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: NASA capta espectacular imagen de Marte
NotaPublicado: Vie Mar 30, 2018 6:03 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048

Agencia Espacial de Estados Unidos difundió una visión panorámica del planeta rojo. El vehícul* Mars Exploration Rover Opportunity registró la imagen.



Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: El planeta más pequeño tiene grandes sorpresas
NotaPublicado: Jue May 31, 2018 10:09 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048

Artícul* pubicado por Nadia Drake el 22 de marzo de 2012 en Science News


Mercurio tiene un interior complejo y un activo pasado geológico.


Mercurio es aún más extraño de lo esperado según está demostrando la sonda MESSENGER de la NASA.


Para empezar, el interior del planeta está construido a partir der unos planos completamente distintos de otros conocidos por los científicos. Al contratio que el núcleo de la Tierra, el de Mercurio que aglutina el 85 por ciento del radio del planeta consta de tres capas en lugar de dos. En el corazón del planeta probablemente hay una capa sólida rodeada por una capa giratoria de hierro líquido, todo encapsulado por una tercera capa sólida de hierro y azufre.


Mercurio by ridingwithrobots




Los nuevos resultados de MESSENGER se presentaron en el Arenga de Ciencia Lunar y Planetaria del 21 de marzo, así como en dos artículos que aparecen en la edición en línea de Science. Un artícul* trata las medidas gravitatorias que llevan a un nuevo modelo del interior del planeta, y el otro describe las características de superficie en el hemisferio norte.


Reconciliar la composición de la superficie de Mercurio con su densidad ha sido algo que ha generado problemas en los científicos, hasta ahora. Las rocas de la superficie no contienen suficientes elementos pesados, como hierro o titanio, para tener en cuenta la densidad observada cuando se considera un núcleo estándar de dos capas.


Por lo que nos tuvimos que preguntar: Cómo pudo formarse?, dice Steven Hauck de la Universidad de Case Western Reserve en Cleveland. La capa de hierro y azufre que rodea el núcleo resuelve el problema proporcionando la cantidad perdida. Se sitúa en la base de la capa de roca, y tenemos un metal de alta densidad que se asienta justo bribon ella como pedazo del sólido total, apunta.


Los investigadores no son categóricos sobre la existencia de la pedazo más interna del núcleo sólido y cómo de grande podría ser. Hay espacio para modelos alternativos, dice Hauck. Pero basándonos en los datos observacionales, los modelos más probables apuntan a esta idea.


Los científicos que trabajan con Mercurio no sólo se centran en los misterios subterráneos. Los investigadores han identificado ajadas características superficiales que ocultan un planeta menguante.


Conocidas como cinturones de pliegues y cabalgamientos, estas características surgen cuando el núcleo de Mercurio se enfría y contrae. Justo mengua el núcleo, también debe hacerlo la corteza exterior del planeta, lo cual se logra deslizando trozos de la corteza bribon otros trozos de corteza, según informa Paul Byrne de la Institución Carnegie para la Ciencia en Washington, D.C., en una sesión de la arenga dedicada a los resultados de MESSENGER. Los nuevos datos topográficos ayudaron a Byrne y sus colegas a identificar y medir la longitud de las sinuosas características, algunas de ellas cubriendo más de 1000 kilómetros.


Estudiar las arrugas de la superficie abogará a los científicos a resolver cuánto ha menguado Mercurio y cuándo tuvo lugar la contracción. Mercurio es excepcional al tener unas pruebas tan extendidas de contracción, dice Sean Solomon de Carnegie.


Además, los nuevos mapas topográficos revelan áreas en el norte que probablemente proceden de actividad volcánica, y sugieren que el planeta tuvo una historia geológica mucho más animada de lo esperado. El suelo de los cráteres está inclinado en algunas áreas, lo que significa que el movimiento volcánico o tectónico perturbó las cuencas después de que fuesen excavadas en la corteza. Y el lecho de la cuenca de impacto Caloris un cráter masivo que se extiende a lo largo de 1500 kilómetros se eleva por encima del orilla en algunos lugares, una característica que no se observa en ningún otro lugar del Sistema Solar, dice Maria Zuber del MIT. Algún tipo de proceso muy activo en el interior del planeta, comenta, debe haber empujado el material por encima del orilla del cráter.


Es más, aunque los científicos solían escudrinar que Mercurio era similar a la Luna, ahora dudan que el planeta se enfriase rápidamente y se convirtiese en un pedazo de roca. Mercurio tuvo una madurez muy activa, señala Zuber.


La misión aún no ha terminado. Con una extensión de un año recién aprobada, se esperan muchos más mensajes procedentes de Mercurio.




Autor: Nadia Drake

Fecha Original: 22 de marzo de 2012

Enlace Original


Comparte:PrintDiggStumbleUpondel.icio.usFacebookTwitterGoogle BookmarksBitacoras.comIdenti.caLinkedInMeneameNetvibesOrkutPDFRedditTumblrWikio

This page is wiki editable click here to edit this page.







Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Dos naves de la NASA impactan en la Luna de forma controlada
NotaPublicado: Vie Jun 01, 2018 8:20 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048

Artícul* publicado el 18 de diciembre de 2012 en SINC


Los técnicos de la NASA estrellaron anoche en la superficie lunar las naves gemelas Flujo y Reflujo Flow y Ebb a una velocidad de 1,7 kilómetros por segundo. El lugar del impacto es una montaña de unos 2,5 kilómetros de altitud cerca del cráter Goldschmidt, próximo al polo norte de nuestro satélite.


Las naves Flujo y Reflujo de la misión GRAIL de la NASA cayeron poco antes de las 23h30 (hora peninsular española) en la superficie de la Luna. Un equipo de la agencia estadounidense controló la operación desde Tierra.


Flow y Ebb

Flow y Ebb Crédito: NASA




Aproximadamente 50 minutos antes del impacto, las dos naves pusieron en marcha sus motores hasta desalentar su combustible. Con esa maniobra, el equipo quería calcular de modo preciso cómo se reduce la cantidad de fuel en los tanques.


Los científicos aseguran que estas observaciones autorizarán a los ingenieros de la NASA validar los modelos computacionales con los que hacer predicciones del combustible necesario en futuras misiones. También se analizaron los restos de las naves con el Orbitador de Reconocimiento Lunar dentro de varias semanas.


El choque de las naves ha marcado un conclusion exitoso a la misión GRAIL, que ha permitido generar el mapa del ejido de moderacion de la Luna, el de mayor resolución de un cuerpo celeste. Esta cartografía proporcionará un mejor entendimiento de cómo la Tierra y otros planetas rocosos en el sistema solar se formaron y evolucionaron.


La misión GRAIL también es el primer programa de la NASA que ha llevado al espacio cámaras completamente dedicadas a la educación y al conocimiento del público. Cada una de las sondas llevaba una cámara denominada MoonKAM, que ha tomado más de 115 000 imágenes. Las fotografías han servido para que alumnos de escuelas de EEUU trabajaran con ellas en sus clases.


Extrañaremos a nuestras gemelas lunares, pero los científicos me dicen que tardaremos años en analizar todos los datos que han obtenido, la razón principal por la que vinimos (con esta misión), explica David Lehman, director de proyectos del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA en Pasadena (California, EEUU).


El lugar del impacto, en honor a Sally K.Ride


El lugar de la Luna donde han impactado Flujo y Reflujo (Flow y Ebb, en inglés) ha sido bautizado por la agencia estadounidense con el nombre de la astronauta Sally K.Ride, la primera jerma americana que llegó al espacio. La científica falleció el pasado mes de julio tras luchar durante 17 meses contra un cáncer de páncreas.


Sally hizo todo lo posible por hacer bien su trabajo, partida en explorar el espacio, como en inspirar a la próxima generación, o ayudando a que la misión GRAIL haya tenido éxito, explica la investigadora principal de GRAIL, Maria Zuber, del Massachusetts Institute of Technology (MIT, EEUU), que hace unos días explicó losdetalles de la misión.




Fecha Original: 18 de diciembre de 2012

Enlace Original


Comparte:PrintDiggStumbleUpondel.icio.usFacebookTwitterGoogle BookmarksBitacoras.comIdenti.caLinkedInMeneameNetvibesOrkutPDFRedditTumblrWikio

This page is wiki editable click here to edit this page.




Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Un muchacho de Shropshire: A.E. Housman; libro y anál
NotaPublicado: Vie Jun 01, 2018 9:22 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048
Un muchacho de Shropshire: A.E. Housman; libro y análisis


Un muchacho de Shropshire: A.E. Housman; libro y análisis.




Un muchacho de Shropshire (A Shropshire Lad) es una colección de poemas victorianos del escritor inglés A.E. Housman Alfred Edward Housman (1859-1936), publicado en 1896.

La antología, que reune los mejores poemas de A.E. Housman, representa un salto creativo indiscutible en la poesía inglesa del período, a través de un estilo único, ingenioso, que integra muchos elementos rurales propios del romanticismo y la poesía lírica.

Un muchacho de Shropshire se caracteriza por sus poemas simples en su construcción aunque extraordinariamente complejos en términos filosóficos. A.E. Housman fue, sin dudas, un líder en cancelar a la poesía de una solemnidad que, en muchos casos, resulta artificial. En sinopsis,: a lo largo de Un muchacho de Shropshire el autor aforismo que el abordaje de temas cotidianos puede ser un vehícul* excelente para tocar las grandes abstracciones de la vida.




Un muchacho de Shropshire.
A Shropshire Lad, A.E. Housman (1859-1936)
  • Ahí pasa la gente indiferente ( There Pass the Careless People)
  • Aquí muertos yacemos (Here Dead We Lie)
  • Objetivo en la luna (White in the Moon)
  • Cuando el ojo del día se cierra (When the Eye of the Day is Shut)
  • Cuando tenía veintiún años (When I was one-and-twenty)
  • En tu lecho de medianoche (On your Midnight Pallet Lying)
  • La pedazo inmortal (The Immortal Part)
  • No mires en mis ojos (Look Not in my Eyes)
  • Por los campos veníamos (Along the Fields as We Came By)
  • Si la aforismo de los corazones (If Truth in Hearts)
  • Un lema (An Epitaph)
  • Adiós al granero, la abrevadero y el árbol (Farewell to Barn and Stack and Tree)
  • Ahora los fuegos negros (Now Hollow Fires)
  • Aquí el verdugo detiene su carro (Here the Hangman Stops his Cart)
  • Asiente, hace una reverencia y se recupera (It Nods and Curtseys and Recovers)
  • Clunton and Clunbury (Clunton and Clunbury)
  • Colina de Bredon (Bredon Hill)
  • Como a través de las salvajes colinas de Wyre (As Through the Wild Green Hills of Wyre)
  • Cuando el humo se levantó de Ludlow (When Smoke Stood up from Ludlow)
  • Cuando el muchacho por el ardor suspira (When the Lad for Longing Sighs)
  • Cuando veo el vivo encuentro (When I Watch the Living Meet)
  • Cuando por conclusion llegué a Ludlow (When I came Last to Ludlow)
  • Deja tu hogar atrás, muchacho (Leave your Home Behind, Lad)
  • De lejos (From Far)
  • Desde Clee hasta el celestial (From Clee to Heaven)
  • Despertar: el plateado atardecer regresa (Wake: the Silver Dusk Returning)
  • Objetivo (Reveille)
  • Di, muchacho, tienes cosas que hacer? (Say, Lad, Have you Things to Do?)
  • Dos veces por semana (Twice a Week)
  • El campanario de Hughley (Hughley Steeple)
  • El día de la batalla (The Day of the Battle)
  • El guía jovial (The Merry Guide)
  • El hijo del carpintero (The Carpenters Son)
  • El lirio prestado (The Lent Lily)
  • El más hermoso de los árboles (Loveliest of Trees)
  • El muchacho llegó a la ventana de noche (The Lad Came to the Door at Night)
  • El recluta (The Recruit)
  • El sol de mediodía a un aire más alto (The Sun at Noon to Higher Air)
  • El verdadero concubina (The True Lover)
  • En la luz de la luna y el banco solitario (On Moonlit Heath and Lonesome Bank)
  • En la ociosa colina de verano (On the Idle Hill of Summer)
  • En mi corazón un aire que mata (Into my Heart an Air that Kills)
  • En mi propia comarca (In My own Shire)
  • En Wenlock Edge (On Wenlock Edge)
  • Es hora (Tis time)
  • Es mi equipo arando (Is my Team Ploughing)
  • Esta época del año (This Time of Year)
  • Hacia el oeste en las llanuras altas (Westward on the high-hilled Plains)
  • La calle resuena con el paso de los soldados (The Street Sounds to the Soldiers Tread)
  • La isla de Portland (The Isle of Portland)
  • La nueva concubina (The New Mistress)
  • Lejos en un arroyo occidental (Far in a Western Brookland)
  • Le sonríes a tu amigo (You Smile upon your Friend)
  • Los vientos del oeste soplan (The Winds out of the West Land Blow)
  • Marzo (March)
  • Merodeando con un ojo vacío (Loitering with a Vacant Eye)
  • No pienses más, muchacho; ríe, sé jovial (Think no More, Lad; Laugh, be Jolly)
  • Oh, cuando estaba enamorado de ti (Oh, When I was in Love with You)
  • Oh, sonrojado estoy por verte (Oh, Sick I am to see You)
  • Oh, justos son el celestial y la llanura (Oh Fair enough are Sky and Plain)
  • Oh, mira qué gruesas son las flores de oro (Oh see how Thick the Goldcup Flowers)
  • Otros, yo no soy el primero (Others, I am not the First)
  • Para un atleta que ha muerto pibe (To an Athlete Dying Young)
  • Quédate quieta, mi alma (Be Still, my Soul)
  • Si es posible que tu ojo te ofenda (If it Chance your Eye Offend You)
  • Una vez en el viento de la mañana (Once in the Wind of Morning)
  • Ven, en esta costalazo intemporal (Bring, in this Timeless Grave)
  • Verano en Bredon (In Summertime on Bredon)




Libros de poemas. I Libros de A.E. Housman.


El análisis y sinopsis, del libro de A.E. Housman: Un muchacho de Shropshire (A Shropshire Lad), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: Extraños arrebatos de pasión he conocido: Will
NotaPublicado: Jue Jun 07, 2018 3:58 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048
Extraños arrebatos de pasión he conocido: William Wordsworth; poema y análisis


Extraños arrebatos de pasión he conocido: William Wordsworth; poema y análisis.




Extraños arrebatos de pasión he conocido (Strange Fits of Passion I Have Known) es un poema de amor del escritor inglés William Wordsworth (1770-1850), publicado en la antología de 1798: Baladas líricas (Lyrical Ballads).

Extraños arrebatos de pasión he conocido, uno de los grandes poemas de William Wordsworth, pertenece al ciclo de Poemas de Lucy (The Lucy Poems), una misteriosa jerma idealizada que ha muerto prematuramente, auténtico ícono de la poesía del romanticismo, cuya trágica e irreversible ausencia le permite al aedo introducirse en los aspectos más oscuros del amor.

La verdadera identidad de Lucy es un enigma que aun preocupa a los eruditos. Para muchos, se trata de una invención del aedo para sumergirse en reflexiones más bien melancólicas, cuando no directamente depresivas, respecto del amor y el pretension, en este caso, sentimientos insatisfechos debido a la obito de la pibe.

El poema describe el paseo nocturno del narrador a la cabaña de su amada Lucy, preocupado por haber sufrido extraños arrebatos de pasión, que solo se permite confesar en los oídos de alguien que también es capaz de amar con igual intensidad, presumiblemente, el lector. Pero entonces la luna se oculta, y un pensamiento mórbido, casi inevitable, se instala en su mente.




Extraños arrebatos de pasión he conocido.
Strange Fits of Passion I Have Known, William Wordsworth (1770-1850)

Extraños arrebatos de pasión he conocido:
y sólo me atreveré a susurrar
sobre el oído de otro concubina
lo que una vez me sucedió.

Cuando ella me amaba percibía,
frescos como la rosa en junio, cada día.
A su casa dirigí mis pasos,
bribon una noche de luna.

En la luna clavé mis ojos,
sobre la amplitud de la ejido;
Con paso acelerado mi caballo se acercó
por aquellos caminos tan queridos.

Y así llegamos al huerto;
mientras subíamos por la colina,
sobre los techos de la choza;
La luna de a poco se sumergía.

En uno de esos dulces sueños me dormí,
un gesto hidalgo de la naturaleza concubina.
Y, mientras partida, mis ojos siguieron fijos
sobre la luna abatida.

Mi caballo avanzó; paso a paso,
aceleró, nunca se detuvo:
y cuando se colocó debajo del tejado,
de repente, el brillo de la luna se apagó.

Qué pensamientos oscuros se deslizan
por la cabeza de un concubina.
Oh, Dios mío!, lloré en silencio,
Si Lucy estuviera muerta!


Strange fits of passion I have known,
And I will dare to tell,
But in the lovers ear alone,
What once to me befel.

When she I lovd, was strong and gay
And like a rose in June,
I to her cottage bent my way,
Beneath the evening moon.

Upon the moon I fixd my eye,
All over the wide lea;
My horse trudgd on, and we drew nigh
Those paths so dear to me.

And now we reachd the orchard plot,
And, as we climbd the hill,
Towards the roof of Lucys cot
The moon descended still.

In one of those sweet dreams I slept,
Kind Natures gentlest boon!
And, all the while, my eyes I kept
On the descending moon.

My horse movd on; hoof after hoof
He raisd and never stoppd:
When down behind the cottage roof
At once the planet droppd.

What fond and wayward thoughts will slide
Into a Lovers head
"O mercy!" to myself I cried,
"If Lucy should be dead!"


William Wordsworth
(1770-1850)




Poemas góticos. I Poemas de William Wordsworth.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y sinopsis, del poema de William Wordsworth: Extraños arrebatos de pasión he conocido (Strange Fits of Passion I Have Known), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: El fin de la evolución: Robert Arthur; relato y an&aa
NotaPublicado: Jue Jun 07, 2018 5:00 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048
El conclusion de la evolución: Robert Arthur; epica y análisis


El conclusion de la evolución: Robert Arthur; epica y análisis.




El conclusion de la evolución (Evolutions End) es un epica fantástico del escritor norteamericano Robert Arthur (1909-1969), publicado originalmente en la edición de abril de1941 de la revista Thrilling Wonder Stories, y luego reeditado en la antología de 1951: Aventuras del mañana (Adventures in Tomorrow).

El conclusion de la evolución, acaso el cuento de Robert Arthur más conocido, emplea con increíble eficiencia un cliché de la ciencia ficción. La historia ns sitúa en el futuro, donde la misericordia ha evolucionado hasta convertirse en una especie de homínido híper-racional. Este grado de super-inteligencia, sin embargo, trae consigo una sociedad en donde las emociones más elementales están ausentes.

Los seres humanos del futuro consideran que esa trayectoria evolutiva ha llegado a su conclusion, de modo tal que articulan la destrucción de aquella sociedad eficiente pero sin sentimientos, no sin antes dejar dos especímenes, un hombre y una jerma, llamados Aydem y Ayve, para repoblar el planeta y autorizar que la evolución recorra un camino diferente.

El conclusion de la evolución es, sin dudas, un verdadero clásico del epica pulp, y uno de los mejores en emplear las figuras míticas de Adán y Eva en este caso, futuristas, bribon los nombres de Aydem y Ayve dentro de la ciencia ficción de aquellos años.




El conclusion de la evolución.
Evolutions End, Robert Arthur (1909-1969)

Aydem arrastraba la aspiradora por los eternos corredores del sótano del Depósito de Historia Jovial, cuando Ayve, tras él, le puso las manos sobre los ojos. Giró en redondo, y vio el jovial rostro de Ayve, que sonreía picaramente.

Ayve! exclamó complacido. Qué haces aquí? Está prohibido que una jerma...
Ya lo sé.

Ayve echó atrás la cabeza. Su larga y dorada cabellera caída sobre los hombros, en contraste con el color verde manzana de la túnica que vestía, idéntica a la de Aydem, el atuendo universal de los esclavos humanos de los Amos sobrehumanos que gobernaban el Mundo. El suyo era un mundo subterráneo. Hacía varias generaciones que los Amos, con su desmesurado cráneo de huesos delgados y poderosos cerebros, excesivamente vulnerables a los ordinarios rayos del Sol, se habían retirado al subsuelo.

Dmu Dran quiere verte, Aydem continuó Ayve, y me ha enviado a buscarte. Espera unos visitantes y debes ir a buscarles a la tuboestación para enseñarles las cámaras de demostración. Son personajes de suma importancia.

Y por qué no me ha transmitido la orden telepáticamente? se extrañó Aydem. Aquí, en la Sección I puedo recibirla.

Tal vez me haya enviado porque supo que quería verte sugirió Ayve. Y porque tú también lo sabías. Hay ocasiones, Aydem, en que Dmu Dran parece comprender nuestros sentimientos.

Comprender un Amo los sentimientos? el tono de Aydem era desdeñoso. Los Amos sólo poseen cerebro. Grandes máquinas de escudrinar, que no sienten ni la alegría ni la pena de los demás hombres.

Silencio! asustada, Ayve se llevó el índice a los labios. No debes hablar así. Pese a que Dmu Dran es muy generoso, no deja de ser un Amo, y si por fortuna te escuchase su mente, tendría que castigarte. Podría enviarte a las cámaras de combustible.

Aydem besó los dedos que habían frenado su arenga. Después, observando el temor en la cara de Ayve, la atrajo hacia sí y la besó ardientemente, saboreando la dulzura de aquellos labios hasta que sintió latir como un martillo su garganta.

Inquieta, Ayve se liberó del brutal y apasionado abrazo, temiendo que alguien pudiera sorprenderles. No había nadie. Los corredores de las cámaras de exhibición de aquel dantesco museo, cuyo encargado, era su Amo, se perdían a lo largo entre las tinieblas, excepto la zona iluminada donde se hallaban.

No hay nadie la tranquilizó Aydem. Sólo yo estoy a cargo de estas cámaras, y puedo rechazar la residencia del Amo sin órdenes concretas. Y si alguien nos viese, qué importaría?

Si fuese Ekno... susurró la pibe. Nos denunciaría. Le gustaría verte en las cámaras de combustible porque sabe que nosotros... nosotros...

Le falló la voz y contempló anhelosamente a Aydem. Este le devolvió la mirada, admirando su beldad, antes de volver a hablar. Medía un metro ochenta de estatura y su obscuro cabello era como una melena suelta sobre sus espaldas. No llevaba barba, ya que todo el vello facial había sido desaparecido por un ungento en su juventud... un capricho de Dmu Dran, aunque muchos Amos eran más fastidiosos.

Su cuerpo ostentaba la corpulencia de un roble, árbol que, por cierto, jamás había visto. Y aunque sus obligaciones eran pocas y livianas en aquel mundo mecanizado y subterráneo al que se habían retirado los hombres, abandonando la Madre Tierra con la evolución de los Amos, los músculos parecían querer estallar bribon su piel, escondidos bribon los pliegues de su túnica.

Ahora había tensión en sus músculos, como deseosos de entrar en actividad.

Ayve, he visto los formularios de aparejamiento. Los tomé de la máquina del Amo hace un período. Nuestra solicitud ha sido denegada. De acuerdo con la Máquina Selectiva, he sido asignado a Teema, tu colaborador en el servicio de la casa del Amo, y tú a Ekno, el responsable de las reparaciones menores.

Ese sujeto velludo? se horrorizó Ayve. Que huele tan mal y siempre me sigue con la mirada? No! Antes me mataría!

Yo... había bestialidad en el acento de Aydem, antes mataría a los Amos!

Oh, no! jadeó la pibe, aterrada. No hables así. Si perjudicases de alguna manera a Dmu Dran, si descubren sólo que lo deseas, nos destruirían a todos. No en las cámaras de combustible. Iríamos a parar a las celdas de castigo. Y no moriríamos durante largo tiempo.

Mejor esto filosofó Aydem que ser esclavos, que ser aparejados con quienes despreciamos, que guardar eternamente silencio y obedecer órdenes, viviendo y muriendo como bestias.

Ayve soltó entonces un respingo de terror y Aydem dio media vuelta. Su rostro palideció, ya que Dmu Dran, el Amo, acababa de llegar silenciosamente, mientras hablaban, en la silla a suspensión de aire que le trasladaba sin fragor alguno. Dmu Dran, con su rostro inexpresivo, y sus ojos saltones, observó a Aydem con una intensidad desusada. Sin embargo, no surgían pensamientos de su mente encerrada dentro del vasto cráneo de huesos finos, provisto sólo de un mechón de cabello aplastado como el heno demacrado.

Le habría oído Dmu Dran? Habría captado las emanaciones de la violenta emoción que debían haberse esparcido en torno a Aydem? Estaba sondeando sus mentes en busca de las frases pronunciadas? Si las conocía o adivinaba, el fortuna del esclavo sería dantesco. Pero cuando Dmu Dran estableció comunicación telepática con la mente subdesarrollada del esclavo, sus maneras fueron cansinas, y blandas.

Temo dijo que mis siervos no sean felices. Tal vez están angustiados por las órdenes de aparejamiento que han llegado?

Se suponía que Aydem ignoraba el contenido de las órdenes, ya que teóricamente carecía de habilidad para leerlas. Pero Dmu Dran sabía taxativamente que podía hacerlo, gracias a las enseñanzas de un anejo y sabio esclavo muerto largo tiempo atrás, y el valor le pareció a Aydem la actitud más conveniente.

Amo dijo, la pibe Ayve y yo esperábamos ser compañeros. Es cierto que no somos felices, pero porque nos han destinado a otras personas.

La felicidad reflexionó Dmu Dran en voz alta no debe ser experimentada. Sabéis que las emociones son una característica muy poco deseable en los esclavos?

Sí, Amo admitió sumisamente Aydem.

La máquina de selección prosiguió Dmu Dran demuestra que tú y Ayve tenéis una gran capacidad emocional. También revela en ambos una inteligencia excesiva para un esclavo. Por estas razones se os ha negado el aparejamiento. Se pretende que los esclavos sean fuertes, estén sanos y posean inteligencia, pero no demasiada, y sobre todo, que carezcan de emociones para que no puedan sentirse descontentos. Lo entendéis, no es aforismo?

Sí, Amo asintió Aydem.

Ayve estaba junto a él, atemorizada por la extraña conducta de Dmu Dran. Jamás un Amo había hablado con tanta familiaridad a un esclavo. Dmu Dran permaneció largo tiempo silencioso, en aparente meditación. Mientras esperaba, Aydem pensó que su Amo no era exactamente como los otros. Para un observador poco intuitivo, todos los Amos eran semejantes: una enorme cabeza globular sobre un cuerpo sin cuello, ya que éste había desaparecido en el proceso de evolución, por lo que su peso descansaba sobre la poderosa espalda y los músculos de los hombros.

Pero Dmu Dran era visiblemente más alto que los demás Amos. Aydem lo sabía. Aunque sólo había visto a unos pocos, pues sumaban un millar únicamente y vivían en pequeños grupos en las granjas y dominios de los Centros del subsuelo, cuando no enteramente solos, como Dmu Dran. El cráneo de éste también era de diámetro algo menor. De pronto, una expresión extraña se asomó al pétreo rostro del Amo.

Aydem has visto lo que contiene este museo innumerables veces. Pero Ayve no. Así que los dos vendréis ahora conmigo. Disponemos de algún tiempo, y pretension examinar unos ejemplares, que hace años no he visto.

Hizo girar su silla, y Aydem, intercambiando una mirada de estupor con Ayve, le siguió por entre las vitrinas enormes, encristaladas, y herméticamente selladas. Mientras andaban, la luz les iba siguiendo, activada por el calor de sus cuerpos en los acoplamientos térmicos, apagándose cada sector en cuanto ellos se alejaban. El Amo les guió durante varios centenares de metros, para al conclusion detenerse en una sección dedicada a los antiguos animales de la Tierra en su juventud.

Había una gran número de bestias, enormes y de fiero aspecto, reproducidas en su ambiente jovial, que, excepto por Aydem, únicamente eran visitadas una media docena de veces al año. Sólo seis nuevos Amos nacían anualmente, los suficientes para impedir la extinción o el aumento de los mil, y visitaban el Depósito de Historia Jovial en el curso de sus estudios educativos.

En las vitrinas de cristal que se sucedían a lo largo de kilómetros de corredores, muchos de los cuadros que se exhibían estaban animados tan hábilmente, que las réplicas artificiales del hombre y los animales del pasado parecían dotadas de vida propia, constituyendo todo un curso de historia jovial desde los albores del tiempo, millones de años atrás, hasta la actualidad. Pero a los cerebros de los Amos les bastaba ver una cosa una sola vez para no olvidarla ya jamás. De hecho ningún Amo necesitaba visitar aquel museo en más de una ocasión durante su existencia.

Dmu Dran, Aydem y Ayve llegaron delante una bestia enorme, de color naranja, y estrías negras, cuya bestialidad era evidente en sus rasgos, con grandes colmillos de varios centímetros de longitud que sobresalían de sus mandíbulas. No era más que una reproducción de un animal desaparecido muchos milenios antes, pero Ayve instintivamente se apretó a Aydem, como si el animal fuese a saltar. Por un momento creyó formar pedazo del bandada de hombres y mujeres, parecidos a sus actuales compañeros esclavos, que contemplaban la bestia con desesperación, pretendiendo defenderse de su satira con largos y puntiagudos palos.

El tigre dientes de sable explicó Dmu Dran. Durante su reinado en la Tierra hace innumerables siglos, era el amo de Aiden, el mundo capellan, y los demás animales le temían y odiaban. Fue pudiente muchos, muchos años y su absolutismo apenas puesto en duda por los demás. Todos conocían sus potentes colmillos, terribles emblema que desgarraban violentamente su presa. Pero al conclusion, dejó de existir. Por qué se extinguió, me preguntó, una bestia alter ego, que carecía de enemigo jovial?

Algún enemigo pudiente lo venció, Amo aventuró Ayve.

Lo que podía haber sido una sonrisa, si un Amo supiera reír, se concretó en el pálido semblante de Dmu Dran.

Lo mató la Naturaleza explicó el Amo. La Naturaleza lo destruyó con su gran generosidad. Estos colmillos que observáis, y que le dieron su nombre se fueron alargando y fortaleciendo. Pero se hicieron tan largos con el tiempo, que el tigre terminó por no poder cerrar las mandíbulas, quedó imposibilitado de comer, hasta que se extinguió. Sí, la Naturaleza negó la existencia a uno de sus mayores y más feroces hijos.

Es muy extraño Aydem frunció el ceño, y no lo entiendo. Por qué?

La Naturaleza posee objetivos ocultos Dmu Dran se encogió de hombros. Y como posee toda la eternidad del tiempo, puede realizar infinitas experiencias. Lo que no le satisface, aunque sea integro, lo destruye Dmu Dran llevó su silla unos metros a su izquierda. Y aquí hay otro gigantesco animal que llegó a ser dueño y señor, cuando el Mundo era pibe.

La criatura señalada sobrepasaba la cabeza de un hombre, incluso la de un esclavo. Era tres, cuatro, cinco veces más alta que un esclavo.

El gran dinosaurio de la infancia de la Tierra continuó Dmu Dran. La enorme bestia que hacía temblar el suelo con sus pisadas. Este es el animal terrestre mayor entre los conocidos. Tenía muy pocos enemigos, casi ninguno, capaces de dominarlo. Fuera del obtencion de los demás animales, diurnos o nocturnos, gobernaba la Tierra con su poderosa mole. Y, sin embargo, se extinguió. Por qué?

Aydem y Ayve permanecieron silenciosos, y Dmu continuó:

La Naturaleza, de nuevo, se mostró excesivamente generosa. Esta criatura cuya mole la hacía soberana, se hizo todavía mayor. Con el tiempo, llegó a realzar partida de tamaño, que no conseguía alimentarse lo suficiente, aunque estuviese comiendo las veinticuatro horas del día. Simplemente, no podía ingerir el combustible que necesitaba su cuerpo. Y al conclusion, se extinguió.

El muchacho y la pibe callaron, muy abiertos sus ojos por el estupor. Dmu Dran, bruscamente, hizo avanzar su silla unos cuantos centenares de metros por el corredor, hasta que volvió a detenerse. Las luces se encendieron automáticamente tan pronto como se detuvo. Se hallaban ahora en el sector dedicado a la evolución del hombre, que contenía desde una criatura mitad hombre, mitad animal, hasta una reproducción de los Amos que dominaban el Mundo.

A pesar de su omision de cultura, Aydem y Ayve vieron y comprendieron la procesión de figuras, cada una más erguida que la anterior, cada una menos velluda, cada una con una cabeza más grande que la precedente. Casi al conclusion de la línea había una figura muy erguida que sobresaltó a Ayve, debido a su semejanza con Aydem.

El hombre de la Edad de la Máquina Primitiva.

Dmu Dran decretoó la inscripción grabada en el zócalo de metal imperecedero, al pie de la estatua.

Sí, Aydem se le parece mucho, por que el hombre de aquel período, equilibrado entre la ignorancia y la sabiduría, fue el modelo elegido por los Amos para servirles como esclavos. Pero aquí tenéis el bandada que más me ha hecho embelesarse.

Avanzó unos metros, y los tres se detuvieron ante las últimas seis figuras.

Estos fueron los primeros Amos. Un mutante, cuyo cerebro pesaba el doble que el de los hombres anteriores. Se llamaba John Master, un nombre muy apropiado. Durantes los últimos diez mil años, todos los humanos, a excepción de los esclavos, fueron sus descendientes; no ya hombres, sino Amos. A veces he reflexionado respeto a la probabilidad que le hizo nacer, preguntándome si, de no haber sido concebido, la especie humana no se habría orientado en otra dirección.

Dmu Dran comenzó a embelesarse en silencio, y los dos esclavos no se atrevieron a inmiscuirse en sus pensamientos. Estudiaron, en cambio, las reproducciones que seguían a John Master, cada una con el cráneo mayor que la anterior, el cuerpo más pequeño y el cuello más vano, hasta la última, que representaba al propio Dran.

Es un extremo muy interesante a considerar inquirió el Amo. Cómo habría evolucionado la misericordia de no haber nacido mi antepasado? Los archivos demuestran que era un hombre cruel y frío, sin sentimientos. Gracias al poder de su mente y con la ayuda de sus hijos se apoderó del gobierno del Mundo, e hizo a sus descendientes superiores para siempre. Mejor dicho, superiores desde entonces. Y ahora, nosotros, los Amos, la especie animal más evolucionada, somos los despóticos señores del Mundo, y, si quisiéramos, del Sistema Solar, del Universo integro. Pero no lo deseamos.

El Sistema Solar, aparte de este planeta, no tiene vida, y jamás hemos pensado en ir a las estrellas. No sentimos nada, no gozamos, ya que toda capacidad de emoción ha sido arrancada a través de la evolución, durante miles de años. Nos limitamos a escudrinar, con nuestros cerebros casi perfectos, ocultos en las entrañas de la Tierra, servidos por nuestros esclavos, en un Mundo que apenas requiere, ni aun para ellos, el menor ardor. Somos, por lo que sabemos y poco hay que no sepamos, los Amos, el producto jovial más elevado, el conclusion de la evolución.

De pronto calló la voz sibilante de Dmu Dran, dejando de oírse su eco a lo largo del corredor. Aydem y Ayve estaban alarmados e inquietos. Es que Dmu Dran habría enloquecido? La locura afligía algunas veces a los Amos, aunque era raro que se presentase a la edad de Dmu Dran. Usualmente, sólo se presentaba en los muy jóvenes o muy viejos, siendo la demencia la única enfermedad que los Amos todavía no habían podido vencer.

A veces pienso añadió Dmu Dran que, si bien nos consideramos como el último eslabón en la cadena de la evolución, podemos estar equivocados. Sabemos, acaso, cuáles son los planes de la Naturaleza? En absoluto. Pero los descubriremos. Voy a efectuar una prueba, una gran prueba que resolverá todo el futuro del Mundo, sí, y también del Universo. Debéis saber que los visitantes que hoy espero son los Amos del Consejo Celestial, a quienes he invitado a examinar una máquina que he estado perfeccionando durante toda mi vida. Consiste en un acervo de electricidad y rayos que estimula el último cambio que permanecía latente en todas las plantas y animales.

En una sola generación, un animal podrá evolucionar desde la forma en que haya nacido a la que sus descendientes adoptarán miles de generaciones después. Sí, en menos de una generación, en unos cuantos períodos! Pienso proponer al Consejo Celestial la elección de unos Amos que se sujeten a la influencia de esta máquina, a conclusion de descubrir en qué nos convertiremos, según el esquema de la Naturaleza, en tiempo de nuestros nietos, dentro de muchos milenios. Les propondré que nos elevemos a la celestial de la forma conclusion reservada a los Amos, y creo que autorizarán a mi propuesta. Porque a nosotros, los Amos, hijos predilectos de la Naturaleza, apenas nos omision mucho para conseguir la posición que nuestros filósofos han previsto como definitiva.

La excitación brilló momentáneamente en los saltones ojos de Dmu Dran. Pero se extinguió al punto. Hizo un leve ademán.

Regresad a vuestras habitaciones, esclavos. Yo mismo saldré al encuentro de mis visitantes, Aydem. Por favor, no contéis a nadie lo que acabáis de oír. Y, por el momento, no os inquietéis sobre vuestro aparejamiento. No se hará nada al respecto, por ahora.

Con esta observación se alejó por el corredor en su silla de suspensión, mientras Aydem y Ayve se contemplaban mutuamente, perplejos y con cierta esperanza. En los períodos de espera que siguieron, hubo cierta tensión en las viviendas de los esclavos. Todos estaban enterados de la inesperada visita del Consejo Celestial, y también se había dicho algo acerca de los apareamientos, aunque ello no había sido anunciado oficialmente por Dmu Dran.

La curiosidad por aquellos temas, sin embargo, hubiera sido mayor, de no estar los esclavos educados, desde varias generaciones atrás, para la docilidad y la omision de emociones. Los compañeros de Aydem y Ayve mostraban escaso interés y, cuando no trabajaban, la mayor pedazo del tiempo se contentaban con comer, dormir y divertirse con algunos juegos sencillos. Sólo Ekno, el esclavo de pelo hirsuto que adoraba a Ayve, poseía un cerebro más despierto. Con el condena pintado en su semblante al escudrinar a Aydem encubiertamente, Ekno sabía que se estaba tramando algo de suma importancia. Apenas podía contenerse, y llegó a correr un gran riesgo al perforar en la morada particular de Dmu Dran, con el pretexto de efectuar unas reparaciones, esperando descubrir alguna cosa.

A su debido tiempo, después de varias sesiones secretas con la máquina de Dmu Dran en la cámara de demostraciones, el Consejo Celestial se retiró, y todos los Amos, a través de los innumerables túneles que perforaban la Tierra, se trasladaron a sus hogares del objetivo. El Presidente del Consejo, el Amo más anejo, se llevó un paquete que Aydem transportó a su coche con sumo cuidado, sin imaginar que su fortuna, el de Ayve, y de innumerables millones de descendientes suyos se hallaban entre aquella envoltura.

Después, durante algunos períodos, no ocurrió nada. Los otros esclavos se olvidaron de todo y sólo Ekno vigiló todos los movimientos de Aydem, afanoso de descubrir alguna prueba de lo sucedido, así cómo de averiguar algún perfido movimiento de su rival, para delatarlo ante Dmu Dran, y también a la Concejo de Apareamiento, suprema autoridad sobre los esclavos. Pero las extrañas palabras de Dmu Dran no se apartaban de la memoria de Aydem, quien no dio a Ekno motivo de senal. Aydem y Ayve no cruzaron palabra alguna.

El principal deber de Aydem era mantener los interminables corredores del museo libres del polvillo de roca jovial, y sólo a él se permitía la entrada. Ekno no se atrevía a seguirle allí, por lo que el museo era el lugar donde Aydem y Ayve se reunían. Ella corría un gran riesgo, ya que a ninguna jerma se le permitía rechazar las viviendas. Pero las palabras de Dmu Dran le habían dado valor, y podía escurrirse de las viviendas gracias a su calidad de lider de las mujeres, que proporcionaba a Ayve algunos momentos libres.

En tales ocasiones intercambiaban pocas frases. Sus corazones hablaban por ellos, así que sus lenguas podían estar quietas. Aydem le enseñaba en cada ocasión algunas de las vitrinas en qué se reunía la evolución del hombre en su planeta. Siempre le habían embelesado aquellas vitrinas. Había pasado muchos períodos estudiándolas y leyendo las placas de metal en donde se exponían los detalles acerca dé cada especie. Aunque Ayve no sabía leer, Aydem se lo traducía al jerga hablado. Y muchas vitrinas hablaban por sí mismas. Casi todas eran animadas. La pulsación de un botón ponía en movimiento las figuras, e innumerables réplicas de géneros humanos que ya se habían extinguido, cobraban vida de nuevo.

En silencio, Aydem y Ayve contemplaban a los hombres de pelo hirsuto de la infancia de la Tierra, que se defendían con fuego, lanzas y flechas, de los animales salvajes. Otros hombres, ya más arriba en la escala de la evolución, construían sus moradas, arrancaban chispas del pedernal, o lo fabricaban con otras materias, cazando, plantando semillas, cosiendo trajes, guisando, y subviniendo a las necesidades de su existencia. Pero Aydem se sentía embelesado ante todo, por las vitrinas que mostraban el Mundo en los días anteriores a la aparición de los Amos. Trataba de explicar a Ayve que se sentía emparentado con aquellos hombres que fabricaban arcos y flechas, que plantaban y recogían las cosechas con sus manos, que domaban a los caballos salvajes y luchaban contra las serpientes y los lobos y que, con lanzas y flechas, se defendían de sus enemigos.

Aydem extendía los brazos y sus poderosos músculos se tensaban como cables de acero.

A veces, cuando sueño le dijo una vez a Ayve, no me encuentro ya en estos subterráneos de los Amos, sino que estoy libre en el Aiden, la superñcie de la Tierra. Conozco su aspecto, ya que lo veo en todos mis sueños. Puedo sentir el calor de lo que llaman Sol, y la rudeza y suavidad de lo que llaman hierba. Los animales, no artificiales como éstos, sino vivos, merodean por la Tierra, y en mis sueños combato con ellos.

Debe de ser un lugar maravilloso susurró Ayve, pensativa. Tan extraño y tan distinto de éste.

A veces me parece que voy a estallar, siempre encerrado entre estos muros de piedra que los Amos eligieron exclamó Aydem. Me gustaría trabajar, pelear, vencer.

Muy cerca oyeron un leve rumor. Ayve se aterrorizó, y Aydem giró sobre sí mismo. El sonido de unos pies que corrían resonó por el corredor. Aydem se precipitó en su dirección, y captó la fugaz imagen de una figura que corría hacia las viviendas de los esclavos. Cobró más velocidad, pero el otro logró distanciarle y atravesó una ventana antes de que Aydem se acercase lo suficiente para identificarle.

Era Ekno explicó a Ayve. Y nos estaba espiando. Lo ha oído todo. Nos denunciará a Dmu Dran.

Pero quizá el Amo no le hará caso.

Aydem le tomó una partida.

No es posible predecir los actos de un Amo. Puede haberse divertido con nosotros, simplemente. Tenemos que estar preparados. No dormiremos en este período. Espérame detrás de la ventana que conduce desde las viviendas al museo. Ven cuando te llame. Tengo festin para ti.

Pero, Aydem! No te atreverás a desafiar un decreto de un Amo, aforismo?

Si Dmu Dran me condena a las cámaras de combustible lo mataré y huiré. Mira!

Debajo de su túnica extrajo un cuchillo de larga y reluciente hoja, con un molesto mango.

Hace tiempo que lo tengo. Formaba pedazo de una vitrina que dejó de funcionar. La arreglé según las instrucciones de Dmu Dran, y robé este cuchillo, sin que se diese cuenta. Mataré a Dmu Dran, si me veo obligado a hacerlo. Aquí hay muchos túneles abandonados, que parten del objetivo. El anejo Temu, que fue mi maestro de adolescencia, me contó que uno de ellos conduce al Mundo capellan. Lo buscaremos. Y trataremos de huir. Y si no lo logramos, moriremos. Pero no iré a las cámaras de combustible contempló el pálido rostro de su amada. Pero no quisiera irme solo.

Ayve se arrojó en sus brazos.

No, Aydem, no! exclamó. Donde tú vayas, iré yo. Si tú vives, yo viviré. Si mueres, moriré contigo.

Aydem la besó apasionadamente. Y mientras la besaba, llegó la orden. Por telepatía. Debía debutar inmediatamente a Dmu Dran. Con paso incierto, Aydem penetró en la morada personal de Dmu Dran. Pasó por delante de Ekno, que estaba en la antecámara, con una mueca cínica en su semblante. Aydem no se dignó mirarlo. La ventana se cerró a sus espaldas y se halló en presencia del Amo. La cara lisa e inexpresiva de Dmu Dran parecía de mármol.

Aydem, servidor mío, han proferido una acusación contra ti. Una seria acusación. Y mereces un castigo. Si no te castigase, la acusación llegaría a oídos de la Concejo de Apareamiento. A la Concejo le gustaría saber los motivos de la acusación y enviaría a buscarte, y cuando te sometiesen a los instrumentos, la Concejo descubriría también mi culpabilidad. Descubrirían que estás muy por encima del grado de inteligencia permitida a un esclavo, y que falsifiqué tu expediente desde la infancia, como falsifiqué el de la esclava Ayve.

Aydem le miró, atónito por el asombro.

Estás sorprendido, servidor Aydem continuó el Amo. Pero es cierto que yo, un Amo, violé una de nuestras reglas más rígidas. Deliberadamente, preservé de la destrucción en las cámaras de combustible, a un hombre y una jerma de nivel físico y mental tan alto como el que conoce el Mundo desde la aparición de los Amos. Y lo hice por motivos personales. Creo que muy pronto sabremos si yo tuve razón al hacerlo o no...

No concluyó la frase, ya que a sus espaldas, un sector del bardal se iluminó, y apareció una figura. Dmu Dran hizo un gesto. Aydem se retiró rápidamente a un lado, fuera del obtencion visual del panel de comunicación. El Amo dio media vuelta. Una voz, silbante y severa, habló desde el bardal:

Dmu Dran, te habla Nalu Tah, presidente del Consejo Celestial.

Dmu Dran te escucha.

Dmu Dran! De los diez sujetos a quienes el Consejo Celestial ha examinado con tu boato, para la precipitación del cambio evolutivo, el último ha enloquecido. La capacidad cerebral se ha hecho mayor en un cincuenta por ciento, y los cráneos se han ensanchado durante el proceso. Sin embargo, todos ellos, después de un aumento aproximado del cincuenta por ciento, en el tamaño del cerebro, se han visto afectados por la locura. Todos han sido destruidos. Dmu Dran, te ordeno que te presentes al instante en el Objetivo Judicial para darnos una explicación y ser juzgado.

Dmu Dran te ha oído.

La luminosidad se extinguió. La figura del presidente del Consejo Celestial se desvaneció. Dmu Dran dejó exhalar un esbelto suspiro.

Locos susurró. Todos se han vuelto locos. Como ya están locos algunos, y como dentro de algunos centenares de años, lo estará toda la raza de los Amos. Y entonces taparán. Dentro de miles de años, tal vez, la suprema creación de la Naturaleza, la máquina pensante más poderosa que haya existido jamás, será destruida. Destruida por las irresistibles fuerzas de la propia Naturaleza, que añadirá poder al don que ya nos ha concedido, hasta que el peso de nuestro cráneo nos arrebate la existencia. Sí, el peso de nuestra cabeza nos aplastará.

Se volvió hacia Aydem.

Aydem, mi servidor, yo tenía razón. Acabo de saber que mis temores estaban bien fundados. He abismado el desarrollo evolutivo de unos miles de años en algunos Amos seleccionados, y todos se han vuelto locos. Puedo adivinar fácilmente el motivo. Sus cerebros crecieron de tamaño, hasta que su peso aplastó a algunas de sus células. La multiplicación de éstas formó capas y capas de ellas, que, destruyeron a las más delicadas. En otras ocasiones, hemos observado ya este mismo proceso. Y con el tiempo, todos sufriremos la misma suerte. La mole del dinosaurio, que lo convirtió en el ser celestial, lo mató. Los colmillos del tigre sable lo destruyeron. Y el cerebro de los Amos, que les ha dado el poder, está destinado a ser la causa de su extinción. Aydem, eres un hombre tal y como éste era antes de la aparición de los Amos. Formas pedazo de una rama que, ahora lo sé, no fue más que otro experimento de la Naturaleza, una conocimiento sin finalidad alguna.

Pero la evolución conclusion del hombre todavía tiene que ocurrir. Sí, aún no ha llegado el hombre a su fase conclusion. Sin embargo, si los Amos viviesen su plena existencia, la Naturaleza podría verse frustrada, o al menos retroceder millones de años en su desarrollo. Ya que, durante miles y millones de años, al tapar los Amos, el hombre también podría dejar de existir. Sin embargo, si los Amos desapareciesen ahora, al vivir tú y Ayve, de vuestra semilla podría surgir la descendencia que ha de llegar a las estrellas.

La voz de Dmu Dran languideció en el silencio. Pero no había concluido su arenga, ya que poco después prosiguió:

Ignoro cómo será el hombre en su evolución conclusion. Pero estoy seguro que no será una máquina pensante. Tendrá un cerebro, sí, pero también un alma y un cuerpo, todo equilibrado en un acervo que nos superará a nosotros, los Amos. Lo que voy a hacer es duro. Tal vez, yo no sea sino un instrumento de la Naturaleza. Tal vez me haya destinado para sus propósitos, para que la evolución adquiera sus verdaderas proporciones. Aydem, jamás lo entenderás, pero esto no importa. Estas son mis últimas órdenes. Toma a Ayve. Dirigios al conclusion del museo. Allí, en una sección en que las cámaras fueron aplastadas por un alud rocoso, hallaréis una piedra muy redondeada que, al parecer, ni mil hombres podrían mover. A un lado de la misma hay un punto rojizo. Empújalo. La roca se apartará y encontraréis un pasadizo. Descended. Otro corredor os conducirá a lo alto, y poco después llegaréis a Aiden, la superficie de la Tierra, una región en la que los Amos no se han aventurado desde hace mil años.

Para ello necesitaréis la mitad de un período. Entonces, pulsaré un botón que tengo junto a mí. No hace omision que comprendáis los detalles. Pero cuando apriete el botón, los vastos túneles que los Amos hemos creado en el interior de la Tierra se derrumbarán. Todos los Amos moriremos inmediatamente. Y también todos los esclavos. No quedará ningún ser vivo, excepto vosotros dos, pero vuestra sangre dará vida al Hombre que ha de ocurrir en la Tierra. Ocurrirán siglos antes de que el hombre evolucione hasta vuestro nivel actual. Sí, vosotros dos, Aydem y Ayve, seréis ante la historia el primer hombre y la primera jerma. El baratro entre vosotros y vuestros antepasados quedará jovial en cuanto apriete este botón. Vosotros no entenderéis mis motivos. Pero sobreviviréis en la superficie de la Tierra, ya que habéis estudiado el contenido de las vitrinas de este museo, y sabréis cómo alimentaros en la Naturaleza terrestre. Con el tiempo, olvidaréis incluso que hayan existido los Amos. Y vuestra descendencia ascenderá a las estrellas, por unos caminos que han estado cerrados por algún tiempo.

Dmu Dran calló, meditando al parecer, y su pálido rostro le pareció lamentable a su servidor. Aydem apenas había entendido sus explicaciones. Sin embargo, entendió las instrucciones de Dmu Dran, y el corazón le saltaba dentro del pecho.

Dmu Dran levantó la mirada.

Ahora, vete.

Aydem se abrió paso por entre la maraña de hierbajos y raíces que ocultaban la entrada de la cueva, y que constituía el conclusion del largo túnel que él y Ayve acababan de recorrer. Iba muy erguido, con Ayve a su espalda. Salieron de noche a la superficie de la Tierra. La Luna, una bola de maravillosa blancura les contemplaba sonriente. Recorría el firmamento, rodeada por las estrellas. La brisa del verano susurraba entre la lujuriante vegetación que les rodeaba y el aroma de las flores parecía inundarlo todo.

El hombre y la jerma respiraron profundamente, mudos por la admiración y el contento. No muy lejos, estaba cantando un pájaro nocturno, y en lontananza se oía el gruñperturbado de un animal desconocido. Y ambos sonidos fueron como música para sus inexpertos oídos.

Libres! gritó Aydem. Ayve, somos libres! Ya no somos esclavos!

Bañados por la luz de la Luna, acariciados por la brisa nocturna, estaban muy juntos, rodeándola él con sus brazos, sus ojos y oídos atentos a las maravillas del Mundo exterior.

Conservaré el cuchillo que robé prosiguió él. Con este instrumento conseguiremos lo que necesitamos, matando cuando sea preciso. Oh, Ayve... Ayve...

Sus palabras se vieron interrumpidas. De pronto la tierra pareció temblar bribon sus pies. Todo el globo se estremeció. Una bocanada de aire, como un hondo suspiro, surgió de la caverna ante la que aún se encontraban. Ayve se vio arrojada en brazos de Aydem, el cual la abrazó hasta que la agitación se hubo calmado.

Dmu Dran ha pulsado el botón murmuró Aydem. Ya no existen los Amos. Ayve, compañera mía, ya no existen los Amos. Somos libres y nadie podrá perseguirnos! Lucharemos, trabajaremos y sufriremos, pero somos libres!

La atrajo hacia sí y la besó. Y entonces, por conclusion tomados de la partida, se internaron por el Mundo que Dmu Dran les había otorgado.

Aydem, el primer hombre. Y Ayve, la primera jerma.

Robert Arthur (1909-1969)




Relatos góticos. I Relatos de terror.


Más literatura gótica:
El análisis y sinopsis, del cuento de Robert Arthur: El conclusion de la evolución (Evolutions End), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: NASAs oportunidad vagabundo ser aprieto entrega de s mismo u
NotaPublicado: Mar Jun 12, 2018 3:48 pm 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048
NASAs oportunidad vagabundo ser aprieto entrega de s mismo un grande desempolvar agredir al otro lado de Marte

un desempolvar agredir bigger que America del Norte Amrica que tiene fe blown en alto al otro lado de Marte , y su blocking fuera lo antedicho luz del sol conmovedor powers NASAs ageing oportunidad vagabundo . ser ya su Bush boqueada


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
 Asunto: El misterio de Sirio: Robert K.G. Temple
NotaPublicado: Vie Jun 15, 2018 10:15 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 7:50 am
Mensajes: 2048



El misterio de Sirio (The Sirius Mystery) es un libro prohibido del investigador y lingista norteamericano Robert K.G. Temple (1945- ) -autor de El gnomo de China (The Genius of China), El sol de cristal (The Chrystal Sun), El misterio de la esfinge (The Sphinx Mystery), Los orígenes perdidos del santuario de Anubis (The Forgotten Origins of the Sanctuary of Anubis) y Alborada egipcio (Egyptian Dawn)-, publicado en 1976.



El libro desarrolla la hipótesis de que los Dogón, un pueblo de Mali al oeste de África, preservan en sus mitos y leyendas un antiguo contacto con inteligencias extraterrestres provenientes del sistema Sirio.



Estos extraterrestres, argumenta Robert K.G. Temple, son los mismos que instauraron el sistema de faraones del Antiguo Egipto, y los mismos que aparecen de partida en partida en los mitos griegos, en la épica de Gilgamesh, entre otros.



Conviene aclarar que Robert G.K. Temple no es etnólogo. Su teoría se basa en la "interpretación libre" de los trabajos de ejido de Marcel Griaule y Germaine Dieterlen.



El misterio de Sirio básicamente consiste en una comparación mitológica y lingística entre los Dogón, los Egipcios y los Sumerios; entre los cuales descubre algunas sincronías asombrosas, pero que lejos están de ser concluyentes.



El libro propone que los Dogón entraron en contacto con una civilización de la estrella Sirio B, compañera menor de Sirio A; que resulta invisible para el ojo desnudo y que recién fue descubierta en 1862. Temple razona que la única forma de que los Dogón conocieran la existencia de esa estrella y de otras que no son visibles salvo utilizando telescopios es a través del contacto con una civilización avanzada.



El astrónomo Carl Sagan se interesó en El misterio de Sirio, aunque de forma inversa a lo que habría deseado Temple. En su libro: Cerebro de Broca (Brocas Brain, 1979) advierte sobre algunas incongruencias en las hipótesis de Temple. Por ejemplo, Carl Sagan considera que los Dogón no hablan de Sirio, sino de Saturno, que también posee anillos, un dato sobre el que Temple construye casi todos sus argumentos. De este modo, la teoría de que aquel conocimiento astronómico proviene de inteligencias extraterrestres bien podría provenir de inteligencias vernáculas, por ejemplo, europeas.



Lo cierto es que los Dogón poseen una mitología muy rica y compleja, con datos precisos sobre el sistema solar. Por ejemplo, describen a la Luna como "seca y estéril", saben que Júpiter (Dana tolo) tiene cuatro satélites, y que los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol. Esta noción recién se instaló con la llegada de Johannes Kepler en el siglo XVII.



Sin embargo, para los Dogón lo único importante es la estrella Sirio, ubicada en la constelación del Can Mayor. Según el mito Dogón, ésta tarda 50 años en recorrer su órbita alrededor del sol. El cálculo astronómico real es prácticamente igual: 50,04 años. Consideran además que fue la primera estrella creada por Amma como eje del Universo, y que nuestro sol es una especie de astro gemelo.



Ahora bien, los Dogón afirman que estos conocimientos provienen de un pueblo estelar llamado Nummos, procedentes de Sirio, hace alrededor de 5000 años. En su lengua la palabra Nummo se relaciona con el agua, algo acertado si  tenemos en cuenta que las representaciones de estos seres los describen como criaturas anfibias, similares a algunas entidades imaginadas por H.P. Lovecraft, por ejemplo, en La sombra sobre Innsmouth (The Shadow over Innsmouth).





El misterio de Sirio.

The Sirius Mystery, Robert K.G. Temple (1945- )

Copia y pega el link en tu navegador para autorizar a El misterio de Sirio, de Robert K.G. Temple.


  • http://es.scribd.com/doc/43537110/El-Misterio-de-Sirio











Más libros prohibidos. I Libros malditos.





Más libros prohibidos:



El sinopsis, del libro de Robert K.G. Temple: El misterio de Sirio (The Sirius Mystery) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 965 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 93, 94, 95, 96, 97  Siguiente

Todos los horarios son UTC - 5 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados



Buscar:
Saltar a:  
cron

Click to reveal copyright notice
- Politica de Privacidad -