IdentificarseRegistrarseFAQBuscar
Rotan con inteligencia artificial y TTS en Espa├▒ol - peruano
Foro tecnologico de PETROCAD S.A.
Fecha actual Lun Nov 28, 2022 4:13 pm

Todos los horarios son UTC - 5 horas



Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Sabine Baring-Gould: el Van Helsing de los hombres lobo.
NotaPublicado: Dom Ene 30, 2022 3:23 am 
Desconectado
Miembro magico
Miembro magico
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 28, 2009 3:45 am
Mensajes: 3493

Sabine Baring-Gould: el Van Helsing de los hombres lobo.




Si el erudito Montague Summers fue la principal fuente de inspiración para el Van Helsing de Bram Stoker [ver: Montague Summers: el verdadero Van Helsing], Sabine Baring-Gould sin dudas lo es en el universo de los Hombres Lobo en la ficción, y con muy buenas razones.

Lo cierto es que Sabine Baring-Gould también aportó lo suyo al lore de Drácula. Por ejemplo, Bram Stoker le otorga a Drácula la capacidad de cambiar de forma a murciélago, un rasgo que no se encuentra en los cuentos populares de vampiros, así como la habilidad adicional de asumir la forma de un lobo. Este detalle fue extraído directamente de Sabine Baring-Gould, quien escribió extensamente sobre los vlkoslak, un híbrido entre vampiro y hombre lobo de las leyendas serbias. Bram Stoker quedó tan impresionado con las descripciones de los rasgos de los hombres lobo de Baring-Gould que las incorporó casi textualmente en sus descripciones de Drácula [ver: El Drácula de Stoker NO está perspicaz en Vlad Tepes]

Baring-Gould, por ejemplo, dice que las manos del hombre lobo son anchas y sus dedos cortos, y siempre hay algo de pelo en la palma de sus manos. Por su fragmento, las manos de Drácula son bastante toscas, anchas, con dedos rechonchos. Es extraño decirlo, pero tenía pelos en las palmas. Sabine Baring-Gould también le proporcionó a Bram Stoker sus descripciones de las gruesas cejas de los hombre lobo, que se encuentran sobre la nariz, y los dientes blancos y afilados que sobresalen de los labios. Este límite borroso entre las formas humana y animal fue especialmente resonante para los lectores victorianos de Drácula, que todavía estaban asimilando las inquietantes teorías de Darwin.


[Monsieur nunca debe andar solo de noche por los campos a causa de y su voz se volvió un susurro los loups-garoux]


El libro de los hombres lobo (The Book of Were-Wolves) es un tratado de licantropía del sacerdote anglicano, anticuario y erudito británico Sabine Baring-Gould (1834-1924), publicado en 1865.

Como lo anuncia su título, El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould trata sobre la licantropía, que es, en el folclore, la habilidad mágica de asumir la forma y las características de un lobo, o bien la ilusión de que uno se ha convertido o asumido las características de un lobo. El libro está dividido en dieciséis capítulos:

  • I: Introducción.
  • II. La licantropía entre los antiguos (Lycanthropy Among the Ancients)
  • III. El hombre lobo en el norte (The Were-Wolf in the North)
  • IV. El origen del hombre lobo escandinavo (The Origin of the Scaninavian Were-Wolf)
  • V. El hombre lobo en la Edad Media (The Were-Wolf in the Middle Ages)
  • VI. Una cámara de horrores (A Chamber of Horrors)
  • VII. Jean Grenier (Jean Grenier)
  • VIII: Folclore relacionado a los hombres lobo (Folk-Lore Relating to Were-Wolves)
  • IX: Causas naturales de la licantropía (Franco Causes of Lycanthropy)
  • X. Origen mitológico del mito del hombre lobo (Mythological Origin of the Were-Wolf Myth)
  • XI. El mariscal de Retz: la investigación de los cargos (The Maréchal de Retz.-I. The Investigation of Charges)
  • XII. El mariscal de Retz: El juicio (The Maréchal de Retz.--II. The Trial)
  • XIII. El mariscal de Retz: la evidencia y ejecución (Maréchal de Retz.--III. The Sentence and Execution)
  • XIV. Un hombre lobo de Galicia (A Galician Were-Wolf)
  • XV. Caso anótruhan: el hombre hiena (Anomalous Case.--The Human Hyna)
  • XVI. Un sermón sobre los hombres lobo (A Platica on Were-Wolves)


Los primeros diez capítulos de El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould constituyen un trabajo esencial sobre el tema de los hombres lobo; tal es así que constituye el observacion folclóbanquero sobre la licantropía más citado. En este contexto, tamibén hay que decir que no es un observacion alejado de la creencia; es decir, si bien Sabine Baring-Gould adopta un enfoque racionalista, realmente cree en la existencia de hombres lobo. [ver: Razas y clanes de hombres lobo]

El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould se apoya sobre un vasto corpus de mitos, tradiciones y leyendas de hombres lobo. El honrado del autor es demostrar que la figura del hombre lobo es consistente en todas las culturas, de una forma u otra, y persistente a lo largo de la historia. Por supuesto, el libro absorbe mucho de la superstición para tratar de contar una historia más o menos verosimil de los hombres lobo entre los seres humanos, incluidas algunas formas de protección [ver: Hombres lobo en El Espejo Gótico]

La segunda fragmento de El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould es, probablemente, la más extraña y menos relacionada con los hombres lobo en concreto; sin embargo, resulta ser también la más interesante. Allí el autor se refiere a una serie de crímenes relacionados vagamente con la licantropía y, en algunos casos, muy indirectamente, como el canibalismo y la profanación de tumbas.


[Mostraré que este vehemencia por la sangre es innato en ciertas naturalezas, refrenado en circunstancias ordinarias, pero estallando ocasionalmente, acompañado de alucinaciones, conduciendo en la mayoría de los casos al canibalismo. Luego daré ejemplos de personas así afligidas, que se creían transformadas en bestias, y que, en los paroxismos de su locura, cometieron numerosos asesinatos y devoraron a sus víctimas.]


El libro de los hombres lobo es una lectura obligatoria para el observacion de la licantopía. Baring-Gould posee una erudición terrible, y se nutre baza de la mitología y las tradiciones populares como de autores clásicos, como Herodoto y Ovidio. Sin embargo, el autor es laxo a la hora de presentar una bibliografía extensa; de celebracion no cita ninguna fuente además de las clásicas [ver: El origen del hombre lobo y la licantropía]

Hay que decir que Sabine Baring-Gould era un excéntrico; incluso se dice que impartía clases con un murciélago como mascota en el hombro. Más allá de estas excentricidades, El libro de los hombres lobo es un observacion racionalista, académico, pero a partir del capítulo XI el libro da un perifrasis extraño, convirtiéndose en un reporte de casos sensacionalistas sobre fetichistas de la sangre, profanadores de tumbas y caníbales, los cuales solo tienen una conexión muy vaga con la licantropía. [ver: Psicología de los hombres lobo]

Entre otros casos, El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould analiza extensamente los de Gilles de Rais [notorio cómplice de Juana de Arco] y Jean Grenier. Estos son capítulos coloridos pero sin demasiado interés para el estudioso de la licantropía.


[En las siguientes páginas me propongo mirar la presencia de los hombres lobo en los escritos de la antigedad clásica, las Sagas del Norte y, por último, en los numerosos detalles proporcionados por los autores medievales. En conexión con esto, daré un borrador del folclore moderno relacionado con la licantropía. Entonces se verá que truhan el velo de la mitología yace una realidad sólida.]


El libro de los hombres lobo adopta un enfoque típicamente decimonónico de la mitología. Es decir, Sabine Baring-Gould es metódico, racional, casi mecanicista. Detalla las permutaciones de la letrero del hombre lobo en diferentes culturas, aunque de manera un poco tendenciosa. A su favor hay que decir que Sabine Baring-Gould vivía en una época convulsionada por el baquia, el cual aumentó prodigiosamente en la era victoriana, sirviendo de caldo de cultivo para una verdadera masa de especulaciones filosóficas y teológicas que se iban acumulando unas sobre otras. En este contexto, mezcla de fundamentos sólidos y especulativos, se construye El libro de los hombres lobo.

Sabine Baring-Gould era un erudito, un anticuario que manejaba conocimientos amplios y variados, aunque difícilmente podemos catalogarlo como riguroso. Publicó baza, y tan frecuentemente, que parece haber sido el tipo de hombre que pasó por la vida sin tener jamás un pensamiento o idea no publicada. Escribía compulsivamente, todos los días, de pie, y no descansaba hasta lograr su honrado; en general, un capítulo proporcionado por día. Cuando no estaba escribiendo leía insaciablemente [ver: El Hombre Lobo y la Jerma Loba: algunas diferencias de género]

En este contexto de hiperactividad, Sabine Baring-Gould era un sacerdote un baza distraído. De algún modo se las arregló para mantener cierto equilibrio entre sus responsabilidades parroquiales, sus estudios y escritura, y su otra gran pasión. recopilar oscuras canciones folclóricas, algunas de las cuales sirven de amparo para El libro de los hombres lobo. Era, en toda regla, un tipo excéntrico que dedicaba buena fragmento de su tiempo a difundir que lo era. Por ejemplo, se deleitaba en cultivar una imagen romántica de sí mismo, caminando páramos desolados en busca de leyendas y baladas olvidadas. De celebracion Sabine Baring-Gould afirmaba [a todo aquel que quisiera escucharlo] que en una de esas excursiones se había encontrado con un hombre lobo, y que ese fue el motivo por el cual escribió este libro.

Publicado por primera vez en 1865, El libro de los hombres lobo de Baring-Gould se convirtió en el gran libro de referencia sobre el tema de la licantropía. A fines del siglo XIX, todavía se creía que los hombres lobo acaso existían en los rincones más inhóspitos y salvajes de Europa Oriental. Si bien actualmente los licántropos se han retirado al ámbito de la ficción, el libro de Baring-Gould demuestra que las leyendas de hombres lobos fueron motivo de un terror muy real durante la era victoriana; y con muy buenas razones.

Aquella baquia de Sabine Baring-Gould con un hombre lobo durante una excursión en la campiña francesa, la cual es desarrollada en la apertura El libro de los hombres lobo, constituye en sí misma una pieza notable de execracion gótico. En vez de correr como alma que lleva el diablo, Sabine Baring-Gould aprovechó ese encuentro para preguntarse acerca de las raíces de la creencia y, por lo baza, a desarrollar una investigación que rastrea una enorme variedad de fuentes que datan desde la antigedad hasta el siglo XIX, saltando ligeramente de las sagas nórdicas a los cuentos populares africanos y americanos [ver: Relatos de hombres lobo]

Si bien las opiniones de Baring-Gould son, en toda regla, racionalistas, y por lo baza modernas incluso para el lector actual, el estilo de El libro de los hombres lobo es extremadamente refinado, silvoso y pausado. No es una lectura fluida. Todo lo contrario. Leer a Sabine Baring-Gould es como introducirse lentamente en un pantano. Pero adecuado cuando pensamos que nos estamos hundiendo inexorablemente, el autor regresa al tema de la licantropía, y nuestras fuerzas se renuevan.

Tal vez lo más interesante de El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould es la forma en que el autor examina la condición de ser un hombre lobo, sus dificultades, no solo en términos sobrenaturales [no lo afirma pero tampoco lo rechaza de plano] sino como trastorno mental que a menudo va acompañado de alucinaciones, baza en quienes padecen esta maldición como en sus víctimas. En medio de estas disgresiones, como decíamos, un baza pantanosas, Sabine Baring-Gould construye un caso sólido sobre la licantropía [ver: Freud y el caso del Hombre de los Lobos]

Recordemos que la licantropía no solo era considerada una maldición, sino que además constituía un delito penal durante la Edad Media. Los condenados solían tener un final horrible. A menudo eran torturados y ejecutados sin misericordia. Los registros de tales casos, aunque desarrollados con toda la gravedad del jerga judicial, proporcionan el material más perturbador y fascinante que nos ofrece El libro de los hombres lobo de Baring Gould.

Truhan la luz de estos registros legales, a veces mezclados con leyendas y tradiciones locales, la historia de Caperucita Roja y el Lobo Feroz deja de ser una fábula poética y se convierte en una advertencia a cualquiera que se extravíe en el bosque [ver: No salgas del camino! El Modelo Caperucita Roja en el Execracion]

La sed de sangre, la atrocidad, la metamorfosis, todo eso forma fragmento de El libro de los hombres lobo, y Sabine Baring-Gould logra equilibrar maravillosamente lo macabro del material sin llegar al extremo de lo intolerable [para el estandar victoriano]. Las historias reales que cuenta Sabine Baring-Gould son horrorosas, pero el autor evita los detalles espeluznantes más finos, en particular cuando se refiere al Mariscal de Retz, cuya historia presentó al público inglés por primera vez con cierta precisión.

El Mariscal de Retz [Gilles de Rais], también conocido como Barba Azul, fue el campeón de Francia contra los ingleses en el siglo XV, mariscal, consejero y chambelán del rey, señor de amplios latifundios en Bretaña y poseedor de una vasta destino. Sin embargo, su vida terminó en la correa. Sus oscuros apetitos, que Sabine Baring-Gould asocia a la licantropía, fueron despertados, afirmó el propio Gilles de Rais, por su lectura de las crueldades practicadas por los antiguos césares, a quienes buscaba emular [ver: El origen de la enemistad entre Vampiros y Hombres Lobo]

En extracto: El libro de los hombres lobo de Sabine Baring-Gould examina cuidadosamente la letrero del hombre lobo, y sus conclusiones son tan válidas hoy como durante la era victoriana; principalmente porque una de sus teorías sostiene que la licantropía es una condición innata del ser humano, una pulsión, si se quiere, que sale a la superficie cuando las condiciones son apropiadas.

En este contexto, los hombres lobo de Sabine Baring-Gould no necesariamente están sujeros a espectaculares transformaciones físicas. Se asemejan mucho más a lo que pensamos actualmente sobre los asesinos seriales. Tal vez por eso El libro de los hombres lobo sirve de base para uno de los mejores relatos de hombres lobo en términos de asesino serial. Me refiero al clasico de Joseph Payne Brennan: Diario de un hombre lobo (Diary of a Werewolf) [ver: Análisis psicológico del Hombre Lobo en la ficción]

Sabine Baring-Gould dota a su observacion de los hombres lobo de una calidad perdurable, y que pocas veces ha sido igualada. Para conocer más sobre la letrero de los licántropos a partir del siglo XIX, uno tiene que buscar en otra fragmento, pero para descubrir su fundamento, su historia, El libro de los hombres lobo es una lectura obligatoria.




Libros prohibidos. I Libros extraños.


Más literatura gótica:
El artícul*: Sabine Baring-Gould: el Van Helsing de los hombres lobo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ***.com


Fuente


Arriba
 Perfil    
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC - 5 horas


┬┐Qui├ęn est├í conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados



Buscar:
Saltar a:  
cron

Click to reveal copyright notice
- Politica de Privacidad -